Aumento de pecho, Prótesis mamarias,
¿Es lo mismo?

NO necesariamente.

El aumento de pecho o aumento mamario se realiza mediante una operación cuyo objetivo es conseguir un pecho más proyectado, con mayor volumen y mejor estética que armonice con la complexión de la mujer que se somete a esta intervención.

Para conseguir este fin, en la mayoría de los casos el cirujano implanta unas prótesis mamarias, implantes mamarios que pueden ser de diferentes formas y contenido, los más habituales están compuestos de gel cohesivo de silicona, aunque también pueden contener otros componentes como suero fisiológico o poliuretano. 

Los implantes son productos sanitarios que deben tener su visado de seguridad (Agencia Europea del Medicamento y/o FDA).  Estos implantes protésicos aportan volumen, proyección y un aspecto de firmeza predecible, son elementos seguros y duraderos. 

Existe actualmente la opción de utilizar la grasa de la propia paciente, “grasa autóloga” en la operación de aumento mamario, este procedimiento conocido como lipotransferencia, lipoimplante, o injerto de grasa, consiste en infiltrar la grasa previamente extraída a la paciente de otra zona corporal “zona donante”.

Con esta intervención se consiguen dos objetivos: reducir posibles acúmulos grasos en zonas como abdomen, cartucheras, flancos, …etc., y aumentar el volumen mamario.

Esta técnica de lipotransferencia presenta sin embargo algunos inconvenientes:

  • Tras la extracción de la grasa, mediante liposucción, o lipoaspiración, ésta tiene que procesarse para “purificarla” y así obtener el mejor contenido de células grasas o adipocitos y conseguir que se integren óptimamente en el lecho receptor.

No toda la grasa infiltrada va a permanecer en el pecho, parte de esa grasa transferida no llega a prender, por tanto, el resultado es menos predecible que con los implantes mamarios.

  • No todas las pacientes disponen de suficiente grasa donante, por ejemplo: pacientes delgadas, o con alto porcentaje de masa muscular.

  • Existe la posibilidad de que con el paso del tiempo algunos adipocitos, o grasa transferida puedan verse en imágenes radiológicas cono nódulos o microcalcificaciones que confundan al especialista a la hora de diagnosticar patología mamaria. 

La lipotransferencia, o injerto de grasa, o lipofilling es una técnica adecuada para refinar contornos, o aumentos de mama de pequeño volumen, o complementar cirugías de reconstrucción mamaria. Actualmente constituye una herramienta más del aumento mamario, aunque los implantes mamarios siguen siendo una primera opción por su gran calidad, duración, predicción del resultado y seguridad clínica.

Call Now Button