¿Cómo se corrigen las llamadas "orejas de soplillo"? ¿En qué consiste una otoplastia?

Las llamadas «orejas de soplillo» o orejas aladas, son en muchas ocasiones motivo de complejo de quienes las sufren.  Este problema tiene fácil tratamiento, se corrigen mediante la intervención llamada otoplastia.  La otoplastia se realiza mediante anestesia local, y no precisa ingreso hospitalario.  

Las orejas o pabellones auriculares son estructuras cartilaginosas cubiertas de piel, contribuyen al mejorar la audición y son también el “marco lateral” del rostro.  Su importancia estética es bastante relevante, hasta el punto de que cuando presentan alteraciones de la forma, implantación, simetría…etc., pueden ser motivo de complejos especialmente en los niños y también en adultos.

El pabellón auricular forma un ángulo de 30 grados con el plano sagital de la cabeza.  La variación positiva en este parámetro produce las llamadas orejas aladas o “de soplillo”.

¿Cómo es la intervención?

La otoplastia es la intervención sobre el pabellón auricular destinada a mejorar el contorno, forma, posición auricular actuando sobre el cartílago, la piel y la inserción en su base. No se trata tanto de “pegar” el pabellón como de “recrear” los pliegues naturales que surcan la oreja confiriéndole su aspecto característico.

La intervención dura aproximadamente cincuenta minutos.

La incisión es retroauricular, es decir la cicatriz no es visible, queda oculta detrás de la oreja. Utilizamos siempre suturas intradérmicas reabsorbibles, significa que son internas y no es necesario retirarlas porque se reabsorben.

¿Qué resultados se obtienen?

Definitivos. Las orejas adoptan la posición adecuada consiguiendo un ángulo y tamaño armónico con la imagen del paciente.