¿Cuánto cuesta una blefaroplastia?

La Blefaroplastia es la operación que permite, entre otras posibilidades:

  • Reducir las bolsas de grasa de los párpados

  • Eliminar la piel excedente de los párpados

  • Mejorar la posición del canto externo

  • Tensar las estructuras palpebrales 

  • Reorientar la posición de las pestañas 

Estas acciones suponen mejorar la función dinámica palpebral y “rejuvenecer” el aspecto de los párpados de los pacientes, que normalmente vienen a nuestra consulta diciendo que no pueden “abrir bien los ojos”, que lagrimean continuamente, que se ven “mayores”, o diciendo que  “me han aparecido estas bolsas”,…., etc..  

El primer paso es realizar un diagnóstico adecuado, como en cualquier tratamiento quirúrgico es fundamental identificar cuál es el problema, plantear la solución (que no siempre es la cirugía) y explicar al paciente todas las opciones, haciendo énfasis en los resultados previsibles, en el postoperatorio y tiempo de recuperación. Esta primera consulta debe realizarla el Cirujano Plástico, por supuesto.

Tras esta valoración inicial, cuando el tratamiento quirúrgico es el indicado, entregamos al paciente su presupuesto.  El precio de una blefaroplastia depende de varios factores, entre los que consideramos:

  • ¿Necesita permanecer ingresado en el hospital?

  • ¿La operación se realiza bajo anestesia general o local?

  • ¿Qué se incluye en el presupuesto?

  • ¿Es una intervención de Cirugía Reparadora o de Cirugía Estética?

  • ¿El IVA está incluido en el precio en el precio de la blefaroplastia?

  • ¿Las consultas de revisión hay que pagarlas?

Al paciente, además de explicarle todo el proceso terapéutico de forma clara, ajustando sus expectativas,…, le entregaremos su presupuesto y respondiendo a las dudas más frecuentes:

  • La Blefaroplastia es una intervención que normalmente no precisa mantener al paciente ingresado en el hospital, lo más frecuente es que se realice de forma ambulatoria.  Por lo tanto, el coste de un ingreso hospitalario estaría justificado sólo en los casos más severos, pacientes con alto riesgo clínico, cirugías combinadas, o reconstrucciones complejas.

  • Los avances anestésicos han mejorado considerablemente en la última década, podemos realizar la mayoría de las blefaroplastias sin necesidad de intubar al paciente, con anestesia local complementada con sedación más o menos profunda se pueden operar perfectamente un alto porcentaje de pacientes. Estos avances también afectan al presupuesto, lógicamente una anestesia general es más costosa que un procedimiento menos agresivo.

  • El presupuesto tiene que ser CLARO, y despejar cualquier duda de qué incluye y qué no incluye. Algunos centros utilizan como reclamo publicitario “ofertas” con precios absolutamente imposibles,…., con esto atraen al paciente,…, y luego en la “letra pequeña” puede comprobarse que no están incluidos el coste de quirófano, o las revisiones,…etc.  Afortunadamente los pacientes están cada vez mejor informados y no se dejan llevar por argucias publicitarias.

  • Otra consideración importante es la de diferenciar cuando una blefaroplastia se realiza con finalidad funcional o estética.  Esta finalidad es importante y clínicamente está clara, aunque los pacientes no lo planteen directamente.  Cuando el paciente viene a nuestra consulta refiriendo que le “pesan” los párpados, tiene dificultad para la apertura palpebral o que le “rozan” las pestañas,…, presenta un ojo seco, o un lagoftalmos,…..entre otros síntomas,…, estamos hablando de un problema médico funcional, y no únicamente un necesidad estética.  

Hay cirugías palpebrales, blefaroplastias, reconstructivas y meramente estéticas. 

 Esta diferencia también repercute en el presupuesto. La cirugía destinada a mejorar la dinámica palpebral, a curar un problema, que puede afectar al campo visual, a la córnea, a la conjuntiva (ectropión, entropión, trichiasis, ojo seco, ..etc.), es una cirugía plástica reparadora. Esta cirugía palpebral reparadora o reconstructiva no lleva IVA, sin embargo la cirugía estética de los párpados actualmente lleva un 21 % de IVA, y esto debe quedar claro en el presupuesto.

  • Tras una blefaroplastia, el seguimiento es fundamental, porque se trata de una intervención que, aunque no es dolorosa, requiere una vigilancia cercana y accesible. ¿Está incluido el seguimiento accesible y cercano en el presupuesto que le entregan?  Este punto debe quedar claro.

Con todas estas consideraciones, podemos responder a la pregunta inicial ¿cuánto cuesta una blefaroplastia?  Cada paciente debe ser valorado minuciosamente por el cirujano plástico, y sólo tras esta valoración puede entregarse un presupuesto CLARO y PERSONALIZADO.