La cirugía estética como regalo.

En estas épocas de fiestas donde es habitual recibir algún regalo y sorprender a familiares y amigos con un detalle, se nos agota la imaginación para encontrar algo personal y solemos acabar con perfumes, bombones,…, y obsequios que siempre se agradecen pero no siempre ilusionan a quien los recibe.

El sector de la estética, en concreto la medicina estética, ofrece una gran variedad de tratamientos personalizados que puedes dedicar a esa persona que siempre quiere estar mejor, cuidarse,…, etc., y seguramente reciba este regalo con alegría y con ganas de compartir después su experiencia positiva.

En otras culturas, como la americana, regalar “una operación” como premio por superar una etapa académica, o como regalo de cumpleaños por la mayoría de edad, no es algo excepcional, sin embargo aquí, en España, es mucho menos frecuente.

En mi opinión, el paciente es quien decide someterse a una intervención quirúrgica de cirugía estética para mejorar su imagen o una cirugía plástica si necesita corregir un defecto físico que le limita su vida de relación o sus actividades habituales.  

La decisión debe ser personal y libre,…, no inducida por otras personas, o por su entorno.  Partiendo de ese deseo personal, y tras consultar con un especialista adecuado puede decidir llevar a cabo esa operación. 

¿Cómo regalar una intervención de cirugía estética o cirugía plástica?

La intención debe partir del paciente, porque a diferencia de otros bienes materiales, como una joya por ejemplo, que pueden cambiarse, o incluso devolverse, la cirugía supone un cambio permanente y tiene un objetivo claro de mejora que la persona decide conscientemente buscar.  La familia o las personas del entorno que quieren obsequiar con este tipo de “regalo” deberían hacerlo respondiendo a una petición, no sugiriendo, ni mucho menos “imponiendo” un cambio.  En alguna ocasión hemos podido ver en consulta como un/a acompañante del o de la paciente directamente pedir al cirujano que “arregle” tal o cual defecto del paciente,…., que ni se pronuncia sobre lo que le ocurre.

En estos casos, el cirujano necesita hablar directamente en profundidad con el paciente, dejando al margen sugerencias externas.

¿Se regalan habitualmente tratamientos de medicina estética?

La medicina estética tiene como objetivo mejorar la apariencia del paciente utilizando tratamientos no invasivos, generalmente realizados en consulta, sin cirugía, con procedimientos indoloros y sin dejar marcas externas.

Son técnicas de mediana estética: la mesoterapia, la aplicación de botox (toxina botulínica), los rellenos con ácido hialurónico, el tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas, o los hilos tensores.

Este tipo de técnicas son cada vez más habituales, y si se regalan cada vez más, además  el/la paciente vienen muy positivos para evaluar qué tratamiento puede ser el más adecuado a su situación, los resultados de mejora son evidentes de forma inmediata en casi todas las técnicas y valoran este “regalo” como algo original y personal.

Los tiempos van cambiando y la forma de agradar y obsequiar a nuestros allegados también, la medicina estética puede ser ese regalo especial que a buen seguro será muy bien recibido.

Call Now Button