Categorías
Uncategorized

Cirugía estética y antienvejecimiento.

Cirugía Estética y Antienvejecimiento.

¿Se puede realmente retrasar el envejecimiento de la piel?

El envejecimiento es proceso vital imposible de evitar, desde que estamos vivos nuestro organismo está expuesto al envejecimiento, aunque el proceso puede llevarse mejor o peor según nuestra genética y nuestro estilo de vida.

En los factores genéticos poco podemos influir, actualmente, aunque la investigación avanza y en un futuro puede que no muy lejano podamos cambiar el determinante genético.  Si podemos mejorar nuestro estilo de vida, cambiar a mejor ciertos hábitos que nos perjudican y se reflejan en nuestra piel.

   – Hábitos dietéticos: en nuestro medio, (occidente) tenemos un problema con la alimentación, nos sobrealimentamos, tomamos demasiados alimentos procesados, exceso de azúcares, grasas saturadas,…, etc., necesitamos tomar proteínas y también alimentos ricos en vitaminas, oligoelementos, fibra,…, alimentos vegetales.  Nuestra alimentación influye en nuestra salud, comer de forma saludable, compensada es importante para mantenernos sanos y mantener la piel sana también. 

   – Evitar hábitos tóxicos: el alcohol, el tabaco,…., son hábitos muy extendidos en nuestro medio,…., deterioran nuestros tejidos (no sólo el pulmón, el hígado,…etc.) y también la piel, puede mostrar falta de hidratación, alteraciones vasculares,…, etc. Otras drogas por supuesto también deterioran el organismo, incluyendo los tegumentos y la piel.

   – Exceso de radiación solar, los rayos ultravioleta tipo C, pueden dañar la piel e inducir transformación maligna de algunas lesiones,…, si su exposición es prolongada y sin protección la piel sufre y «envejece» más rápidamente.

   – El hábito sedentario es otro de los males que nos envejecen, el cuerpo humano necesita movimiento para mantener su fisiología, su funcionamiento vital, el ejercicio físico promueve la circulación, estimula el sistema inmunitario, tonifica los músculos, mantiene las articulaciones activas,…, entre otros efectos,.. también influye en la piel y su aspecto.

Además de estas premisas de vida saludable, la cirugía estética puede ayudar también a mantener la piel joven y frenar los estragos que el paso del tiempo ocasiona en ella.

Las técnicas de medicina estética más habituales, las que a diario aplicamos en la consulta y tienen un efecto «rejuvenecedor» en la piel son fundamentalmente:

   – El ácido hialurónico: se trata del tratamiento más extendido porque tiene un efecto inmediato, controlado y no tiene contraindicaciones.  Se trata de un producto que potencia la hidratación de la piel, puede aplicarse a diferentes niveles de profundidad para obtener un efecto más o menos voluminizador.  Existen diferentes grados de reticulación del ácido hialurónico y se aplica para tratar desde las pequeñas líneas de expresión,… hasta los surcos profundos o pérdidas de volumen en determinadas áreas faciales.

También permite conseguir aumentar el volumen de los labios, o matizar los pómulos,…etc, en función de la necesidad de cada paciente.   

   – La toxina botulínica, más conocida como bótox, es otro de los recursos estéticos más eficaces, actúa bloqueando la contracción de una pequeña área del músculo que con su contracción arrastra la piel y produce «arrugas» o «líneas de expresión» que marcan el rictus de enfado o envejecimiento que las pacientes nos cuentan.  Este tratamiento debe su éxito al rápido efecto tras su aplicación, suele aplicarse especialmente en el tercio superior facial,  para reducir las «patas de gallo», las líneas frontales excesivas o las «arrugas» del entrecejo.

    – El plasma rico en plaquetas, es un inductor del colágeno, estimula producción de fibrina y colágeno en la piel, con ello favorece su elasticidad, mantiene su tono y previene la flaccidez, mejora la tersura dando un aspecto más luminoso a la piel.

    – Los complejos vitamínicos sobre la dermis, técnica de mesoterapia que permite infiltrar activos para estimular el metabolismo de la piel, mejorando su aspecto y aportando hidratación y nutrición.

Además de lo expuesto, podemos recurrir a la Cirugía Plástica, cuando el envejecimiento ya nos marca mayor afectación y se suman otros aspectos como descolgamiento, exceso de piel, bolsas de grasa en los párpados, lipomatosis submentoniana (conocido como papada), entre otros procesos,… que requieren una acción más contundente, técnicas como blefaroplastia, lifting, liposucción,….etc.

Las técnicas de prevención y los tratamientos locales tratando problemas cuando aún no son muy marcados, y bajo el consejo del cirujano plástico, generalmente mantienen la piel más joven y, aunque no podemos parar el envejecimiento, si podemos ralentizar el proceso en muchas ocasiones.  

Hábitos saludables y ayuda profesional, paciente y cirujano forman equipo. 

Categorías
Uncategorized

Rejuvenecimiento facial: Naturalidad sin riesgos.

Rejuvenecimiento facial: Naturalidad sin riesgos.

La cirugía plástica y estética ofrece actualmente un amplio arsenal de tratamientos para mejorar el aspecto de la cara y frenar los signos del envejecimiento.  Estas técnicas quirúrgicas suponen un paso por el quirófano, que para muchos pacientes implica cierta prevención, y aunque actualmente los riesgos son mínimos, los pacientes nos buscan tratamientos que no duelan, no les obliguen seguir un postoperatorio, y no tengan riesgos.

Respondiendo a estas expectativas ofrecemos tratamientos que pueden realizarse en la propia consulta, sin molestias y sin tener que soportar vendajes, tiritas, … puntos,.. etc.

Entre los tratamientos NO INVASIVOS, más frecuentes para mejorar el aspecto facial, sin cirugía destacamos:

1. BOTOX, sin duda es el tratamiento más recomendado para “alisar” las arruguitas pequeñas, las líneas de expresión. Es un tratamiento muy eficaz, especialmente para el tercio superior facial.  Rejuvenece la mirada y “plancha” la zona tratada, su efecto se empieza a notar generalmente en 24 horas.

2. AUMENTO DE LABIOS: muy solicitado entre los pacientes jóvenes, se trata de conseguir un aspecto más pleno de los labios. Siempre dentro de la armonía facial, para ello utilizamos generalmente el Acido Hialurónico o derivados de la Carboximetilcelulosa, consiste en infiltrar el bermellón del labio para potenciar su forma y perfilado, según las preferencias del paciente. El efecto es inmediato.

3. ACIDO HIALURÓNICO: es otro tratamiento muy eficaz para rellenar arrugas más profundas, o surcos marcados en zonas: peribucal, nasolabial, líneas de marioneta, …etc. Existen diferentes gradaciones de reticulación, según la profundidad y tipo de piel, hay que dejarse asesorar por el especialista que tras valorar su caso le va a indicar el mejor tratamiento.

4. MESOTERAPIA, vitaminas, oligoelementos y pequeñas concentraciones de ácido hialurónico, es otra opción para estimular la el metabolismo dérmico y su hidratación, mejorando el aspecto de la piel, aporta frescura y aspecto de “piel cuidada”, suele requerir varias sesiones y su efecto no es tan evidente como el del bótox, aunque es más mantenido en el tiempo.

5. PLASMA RICO EN PLAQUETAS: basado en la bioestimulación que producen los factores de crecimiento contenidos en las plaquetas del paciente. Se trata de hacer una extracción de sangre al paciente, y a partir de su sangre obtener estos elementos que van a fomentar la producción de colágeno, elastina,.. para mantener la tersura de la piel, y prevenir flaccidez,…etc.  Este tratamiento ejerce su efecto a medio plazo, y tiene también un componente preventivo si se mantiene una periodicidad en su aplicación.

6. HILOS TENSORES: este tratamiento se basa en la colocación de unos hilos generalmente de Polidioxanona (material que se utiliza en cirugía habitualmente) de diferentes formas y texturas (lisos, espiculados, en “cono”,…etc) en el plano dérmico para “tensar” áreas con flaccidez, descolgamiento, tales como el cuello, mentón,..etc., tienen un efecto doble, el inmediato basado en una tracción mecánica y otro efecto más duradero que se basa en su reabsorción lenta  generando la producción de fibras de colágeno y fibrina que aportan mayor consistencia a la dermis y frenan ese aspecto de laxitud cutánea.

¿Qué es la Medicina Estética?

Es la práctica médica que utilizando procedimientos no quirúrgicos, sin operar, tiene por objetivo mejorar imagen de los pacientes. Utiliza infiltraciones de sustancias como el ácido hialurónico, el bótox, la mesoterapia,….entre otras.

Entonces ¿a quién me dirijo yo si quiero operarme del pecho?

 Se pregunta una mujer que quiere mejorar su busto, … porque la publicidad ofrece infinidad de servicios de clínicas, centros de estética, unidades de cirugía-cosmética,…. Institutos de estética integrada,……¡y no sé cuantas cosas más¡…

Ante esta avalancha de publicidad.

1. Lo primero que hay que buscar es un Cirujano Plástico, Reparador y Estético, eso está claro, con la titulación oficial del Ministerio de Sanidad y Consumo.

2. Explicar al Cirujano Estético, qué es lo que quiere mejorar, qué espera conseguir, cuales son sus dudas. El especialista debe aconsejarle, informarle con toda claridad del procedimiento propuesto. No puede aconsejarle un comercial o un auxiliar del centro.

3. Debe conocer al Cirujano Estético que le va a operar, si es distinto del que le ha aconsejado en consulta. Y algo que no podemos olvidar, es informarnos de ¿qué ocurre después de la cirugía? ¿quién nos va a seguir? ¿dónde está el cirujano que me operó? ¿y si hay algún problema….?

Bueno amigos, creo que con todo esto ya hemos vertido algo de luz sobre el tema de la Cirugía Estética. Espero no cansar, muchas gracias.