Tratamiento de la excesiva sudoración con toxina botulínica. Uso de la toxina botulínica en la hiperhidrosis axilar.

La excesiva sudoración, también denominada hiperhidrosis, puede suponer un problema tanto estético como funcional. Las glándulas sudoríparas axilares pueden responder ante estímulos como el calor o el estrés produciendo una secreción excesiva de sudoración, esta respuesta es fisiológica, un mecanismo de adaptación ante el aumento de temperatura corporal.

El exceso de sudoración cuando se manifiesta de forma constante conlleva una serie de problemas tales como: maceración de pliegues, posible sobreinfección glandular (micosis, hidrosadenitis bacteriana,…etc.), mal olor corporal,…etc.

Existen tratamientos más o menos complejos para resolver este problema, desde la aplicación de desodorantes, tratamiento tópicos, toxina botulínica,… hasta la cirugía.

El bótox es uno de estos tratamientos.

¿En qué consiste el tratamiento de la hiperhidrosis axilar con toxina botulínica?

La toxina botulínica tipo A, es una sustancia que tiene la propiedad de inhibir la contracción muscular selectiva, inyectada en la zona axilar a nivel subcutáneo donde se encuentran ubicadas las glándulas productoras del sudor, tiene la capacidad de inhibir su secreción.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

Se puede aplicar sin necesidad de anestesia aunque para mayor comodidad se prepara la piel con la aplicación de una crema anestésica que hace imperceptible la infiltración de la toxina botulínica. Se realizan múltiples pinchazos indoloros en ambas axilas. El tratamiento se realiza en unos 20 minutos, y no se requiere ningún tipo de reposo tras la aplicación.

¿Cuál es el resultado?

El resultado va apreciándose gradualmente entre 3 y 5 días, se observa como la sudoración disminuye hasta hacerse imperceptible. La duración del efecto es de unos 8 meses, dependiendo de cada persona. en posteriores aplicaciones el efecto se va manteniendo durante más tiempo por lo que sólo se precisará infiltraciones de mantenimiento espaciadas.

Otras indicaciones del la toxina botulínica.

Las indicaciones más conocidas del bótox son las de atenuar las arrugas y líneas de expresión faciales, en medicina estética, pero también tiene otras indicaciones médicas: distonías focales (tics), espasticidad (presente en pacientes con parálisis cerebral), migraña, tortícolis congénita,…etc.

Call Now Button