Categorías
Uncategorized

Micropigmentación areolar. Reconstrucción de areola y pezón tras cirugía mamaria por cáncer de mama.

Micropigmentación areolar. Reconstrucción de areola y pezón tras cirugía mamaria por cáncer de mama.

¿Qué es la micropigmentación oncológica?

Es una técnica de tatuaje sobre la piel de la mama reconstruida que pretende recrear la forma y el color del complejo areola pezón previo a la extirpación por cáncer de mama.

Técnicamente es un tatuaje con algunas consideraciones, en primer lugar se trata de un procedimiento más delicado porque se realiza generalmente sobre una cicatriz, con un implante protésico debajo del tejido reconstruido, y que además pretende crear un efecto tridimensional para realzar el pezón.

La micropigmentación de la areola y pezón no sólo se aplica para reconstrucción mamaria oncológica, también está indicada en el tratamiento de cicatrices secundarias a otros tratamientos como aumento mamario por vía areolar (transareolar, intrareolar o periareolar), reducción mamaria con cambios de pigmentación del borde de la areola, o asimetrías de tamaño y forma que pueden ocurrir tras este tipo de cirugías.

La reconstrucción de la areola puede realizarse por diferentes técnicas, una de las más habituales consiste en colocar un injerto de piel procedente de otra zona del cuerpo más pigmentada como por ejemplo la zona inguinal, crural, o cara interna superior del muslo.  Esta piel más oscura se injerta sobre el pecho y recrea la forma y color de la areola, esta técnica tiene el inconveniente de que con el paso del tiempo se va retrayendo y se torna más clara. 

El pezón generalmente se reconstruye mediante una pequeña plastia dérmica, movilizando una pequeña porción de piel y grasa que recrea un “botón” sobreelevado simulando el pezón natural, estas técnicas suelen aplanarse con el paso del tiempo, según el grosor de la dermis de cada paciente.

La alternativa más cómoda a estas técnicas quirúrgicas es la micropigmentación. Se puede crear un efecto óptico tridimensional de pezón combinando pigmentos, y dar la forma deseada a la areola con el color más idóneo.

La micropigmentación es un procedimiento cómodo para la paciente, es indolora, y permite ajustar perfectamente el color y la forma  de la areola y el pezón. No conlleva más cicatrices, y el efecto es permanente (puede requerir algún retoque a lo largo de los años).

La micropigmentación permite también camuflar cicatrices inestéticas en otras zonas del cuerpo, disimular defectos de pigmentación (como el vitíligo), mejorar el aspecto de algunas lesiones (secuelas de quemaduras, cicatrices alopécicas, etc).

Esta técnica es otro elemento más a considerar en las técnicas de reconstrucción de la areola y pezón, por su comodidad, efectividad,  menor coste económico y lo mejor: sin pasar por el quirófano.

Categorías
Uncategorized

Reconstrucción Mamaria Inmediata

Reconstrucción Mamaria Inmediata

¿Cómo? ¿Por qué? ¿Por qué no?

El cáncer de mama es un temido diagnóstico para cualquier mujer, sin embargo también es muy cierto que la gran mayoría de las pacientes con cáncer de mama se curan. 

Partiendo de esta premisa, quiero también reflexionar sobre el tremendo impacto psicológico que supone para una mujer la extirpación de sus mamas, quedarse sin pechos, es una pérdida que puede ocasionarle inseguridad, tristeza, sentimiento de una falta importante de su cuerpo, y aunque sabemos que primero hay que vivir, que la mastectomía se realiza para eliminar un cáncer, verse sin pecho puede causar otros trastornos que no debemos ignorar como médicos.

La mastectomía es un tratamiento quirúrgico que pretende eliminar el tumor mamario mediante la extirpación de la glándula mamaria, en líneas generales.  Este tratamiento, dependiendo del tipo de cáncer  de máma que se trate, puede ser suficiente o requerir la combinación de otros tratamientos complementarios: quimioterapia, radioterapia, tratamiento hormonal, etc.

Estamos hablando de un tratamiento multidisciplinar, en él intervienen cirujanos, oncólogos, ginecólogos, especialistas en medicina nuclear, radiodiagnóstico, en medicina física y radioterapia, en genética, psicólogos, fisioterapeutas, y también el cirujano plástico.

¿Qué papel tiene el cirujano plástico en estos tratamientos?

Todo es importante.  Y por supuesto la reconstrucción del pecho también lo es.  Desde mi punto de vista, considero necesario, casi imprescindible recuperar el aspecto previo, la apariencia que el pecho tenía antes de iniciar  todo el calvario que supone para una mujer un diagnóstico de cáncer de mama.  Al menos lo más parecido posible. 

Hablamos de reconstrucción mamaria.  Bajo esta denominación existen múltiples técnicas quirúrgicas destinadas a reconstruir la ó las mamas tras sufrir una mastectomía.  De forma muy concisa podemos dividirlas en: reconstrucción inmediata o reconstrucción diferida. 

La reconstrucción inmediata, implica trabajar conjuntamente, simultáneamente, con el cirujano que extirpa la mama, es decir en la misma operación de mastectomía se inicia el proceso de reconstrucción mamaria. 

Este proceso, según los casos puede precisar otra operación más pasado un tiempo, pero la mujer en ningún momento se ve la ausencia completa del pecho.  Este tipo de reconstrucción inmediata, en mi opinión ayuda a recuperarse a la paciente, porque no se siente amputada, efectivamente existe cicatriz, pero no se percibe una desfiguración drástica de su contorno.

Socialmente no tiene por qué limitar sus actividades, vestir su ropa habitual, usar sujetador, traje de baño, etc, esto es también importante. Además de eliminar el cáncer, por supuesto.