Categorías
Uncategorized

Abdominoplastia: indicaciones y proceso.

Abdominoplastia: Indicaciones y proceso.

¿Qué es una Abdominoplastia?

La abdominoplastia es una intervención quirúrgica que restaura la pared abdominal cuando existe distención muscular y excedente de piel y grasa. 

Es la operación que elimina el faldón abdominal, también llamado abdomen péndulo o delantal abdominal colgante, repara el plano muscular y reubica el ombligo.

¿Qué pacientes son candidatos para esta intervención?

Esta intervención está indicada en pacientes que podemos clasificar en varios grupos:

1.  Pacientes con pérdida severa de peso:  son pacientes que en alguna etapa vital han llegado a padecer una obesidad severa, o incluso obesidad mórbida (índice de masa corporal mayor de 40). 

Cuando estos pacientes pierden mucho peso, ya sea cambiando hábitos dietéticos y/o actividad física, o mediante intervenciones (cirugía bariátrica, balón gástrico,…, etc), su pared abdominal queda fláccida, distendida,…, los tejidos blandos no se readaptan y producen el descrito faldón abdominal.

2.   Mujeres que tras embarazos de gran volumen o embarazos gemelares,…., desarrollan gran distensión de su pared abdominal en un tiempo corto, y tras los partos los tejidos no recuperan completamente su posición inicial.

Estas mujeres suelen presentar una piel abdominal con estrías, inelástica, ombligo parcial o totalmente eventrado,…, a menudo también se asocia cicatriz de cesárea,…,y aunque no tengan exceso de peso, su abdomen tiene una apariencia laxa, caída.

3.  Pacientes que cuentan en su historial clínico con varias intervenciones de pared abdominal por diversos motivos, apendicectomía, cesáreas,…, laparotomías, …., con cicatrices adheridas, y/o debilidad muscular subyacente.  Estos pacientes consultan porque quieren recuperar la firmeza de su pared abdominal y secundariamente eliminar sus cicatrices.  En estos casos es prioritario estudiar en profundidad todas y cada una de sus intervenciones previas para descartar hernias, eventraciones,…., posibles implicaciones intraabdominales,…, y valorar si es posible reparar esa musculatura, en ocasiones con la colocación de una malla sintética. Estos son los casos más complejos porque las adherencias cicatriciales pueden recidivar.

4. Un último grupo de pacientes, son aquellos que por su complexión, sobrepeso, hábitos,…, etc., presentan acúmulo de grasa excesivo en el tejido subcutáneo del abdomen, en estos pacientes (primero recomendamos bajar su índice de masa corporal) cuando suponemos que tras la simple liposucción la piel no va a adaptarse correctamente, puede proponerse su extirpación.  Esta intervención más que una abdominoplastia debe denominarse dermolipectomía abdominal.

¿Cómo se realiza la abdominoplastia?

Esta operación se realiza bajo anestesia general. 

Requiere la reconstrucción de la estabilidad de los músculos rectos abdominales mediante la plicatura abdominal, que consiste en realizar una suturas firmes que coloque esos músculos en su posición adecuada, se crea una “faja interna”.  

Otro punto importante es fijar el ombligo en su plano fisiológico (umbilicoplastia) en ocasiones el ombligo está distendido, elongado, y debemos restaurar su posición y plano correcto.

Por último, aunque es lo que el paciente observa externamente, se elimina el excedente de piel y grasa que ocasiona el faldón abdominal y reubicamos todo el plano subcutáneo en una posición más firme y adaptada.

¿Cómo es la cicatriz de la abdominoplastia?

La cicatriz es larga. 

 No podemos decir que sea una “minicicatriz”, aunque si podemos afirmar que va a ser muy poco visible, que va a quedar escondida, porque la situamos dentro de la línea del bikini, lo más baja posible (hay que considerar también las particularidades de cada paciente). Tras la intervención requiere cuidados específicos, y normalmente evolucionan muy bien, es importante aconsejar a los pacientes su cuidado y mantener una estabilidad de peso dentro de límites normales.

Categorías
Uncategorized

Abdominosplastia: En qué consiste y cuándo está indicada.

Abdominoplastia: En qué consiste y cuándo está indicada.

La Abdominoplastia es una intervención de Cirugía Plástica y Reparadora, ya que sus principales indicaciones tienen que ver con la reparación de los tejidos distendidos de la pared abdominal, es por tanto una intervención que mejora la estabilidad de la pared abdominal y su musculatura.

Esta precisión es importante porque, a diferencia de la liposucción, en esta intervención se restaura la posición de los músculos rectos abdominales que se encuentran distendidos o separados “diástasis de rectos” tras circunstancias de  aumento de presión intraabdominal, como por ejemplo embarazos gemelares, o embarazos con gran distensión abdominal, obesidad importante, cambios ponderales,… entre otros.

En la liposucción se realiza la aspiración de la grasa subcutánea de la pared abdominal, actuamos en un plano anatómico más superficial y no se interviene sobre los músculos, ni tampoco sobre la piel excedente, por ello no siempre podemos aspirar “toda la grasa” que el paciente querría, ya que hemos de contar con el factor de retracción de la piel que tiene unos límites.

 

¿En qué consiste?

Para realizar la abdominoplastia, de forma concisa tenemos en cuenta los siguientes puntos:

1º. INCISIÓN: la incisión, y posterior cicatriz, se sitúa lo más baja posible a nivel suprapúbico (para que pueda cubrirse con el bikini), se alarga hasta los laterales del abdomen. Realizamos también otra incisión alrededor del ombligo, para reubicarlo, esta cicatriz queda también disimulada en la concavidad del ombligo.

2º. FALDÓN ABDOMINAL: llamamos “faldón abdominal” al pliegue de piel y grasa fláccidos que “cuelgan” en la pared abdominal, generalmente puede delimitarse bien con el paciente de pie.  Este tejido excedente es el que el paciente señala y reconoce como molesto para sus actividades habituales.

3º. OMBLIGO: el ombligo de estos pacientes tiene diversas formas de distensión que van desde deformidades, elongaciones, hasta hernias umbilicales que deben tratarse también.  En la intervención el ombligo se asegura, se fija, y su forma también se integra dentro de la nueva reubicación dermograsa.

4º. Los MUSCULOS: como decíamos antes, los músculos restos abdominales, y en algunas ocasiones los músculos oblícuos, están distendidos y separados, en esta intervención reparamos esta posición mediante la plicatura, con este procedimiento suturamos los músculos para reforzar su firmeza y restaurar la estabilidad. En algunos casos esta plicatura requiere también del implante de una malla para fortalecer esa estabilidad.

5º. LA PIEL Y LA GRASA:  Es el último paso de la intervención, en este punto se elimina el faldón abdominal y la grasa excedente, ajustando toda la piel a los planos profundos de la pared abdominal.  Se sutura todo cuidadosamente, evitando tensiones, asegurando que no haya sangrado, normalmente se coloca drenaje que retiramos cuando se comprueba que no hay riesgo de hematoma.

6º. Consideraciones generales: tras la intervención el paciente debe utilizar una compresión suave mediante una faja que se irá adaptando, también utilizará unas medias de compresión para prevenir trombos.  En cada caso se prescribirá el tratamiento médico adecuado destinado a prevenir infección, analgésicos, heparina, antiinflamatorios,.. adaptado a cada caso particular. Se recomienda  movilización precoz y revisiones médicas para seguimiento cercano del paciente.

 

¿Cuándo está indicada esta intervención?

 

  1. Cuando existe un excedente de piel y grasa, con tejidos péndulos, aspecto colgante, pliegue,… “faldón abdominal” que limita las actividades del paciente.
  2. Cuando existe también una “diástasis de rectos”, separación de los músculos rectos abdominales.
  1. Cuando al mismo tiempo el paciente quiere “eliminar” una cicatriz muy visible, o varias cicatrices de cirugías previas, como por ejemplo: cicatriz vertical de cesárea, cicatrices adheridas de apendicectomías, o de laparoscopia,… etc.

Algunos pacientes, quieren eliminar otros estigmas como: tatuajes, estrías,…etc., hay que informar de que las estrías que pueden eliminarse son las localizadas dentro del tejido que vamos a extirpar, lamentablemente no pueden eliminarse “a distancia”.  Información importante al paciente es explicar donde localizaremos nuestra incisión para poder “esconderla”,  cambiamos unas cicatrices muy visibles e inestéticas, por otra “camuflada” en una zona poco visible (bikini). 

Importante contar con su cirujano plástico reparador, seguir sus indicaciones y tenerlo lo más cerca posible.