Categorías
Uncategorized

Cirugía Estética y el «efecto positivo potenciador»

Cirugía Estética y el "efecto positivo potenciador"

La Cirugía Estética tiene como objetivo mejorar el aspecto estético mediante una operación que se dirige a modificar la forma, posición, perfil,…, de un tejido vivo en una zona anatómica determinada.

Partiendo de esta premisa, cabe esperar que tras una intervención de cirugía estética el resultado quede limitado a mejorar la apariencia de la zona tratada, únicamente (que no es poco).

En nuestra experiencia, tras muchos pacientes operados, se observa que la mejoría muchas veces se muestra en muchos aspecto, no sólo, en el resultado concreto previsto y descrito antes de plantear la intervención.

Observamos que cuando una paciente, por ejemplo, se aumenta el volumen del pecho, se van produciendo cambios como la forma de vestir, se siente más segura de su imagen corporal, está más contenta con su escote,…, incluso hace actividades que antes de la intervención no se atrevía a hacer por inseguridad,…, nadar,…, ir a un gimnasio,…tomar el sol,….etc. Su autoestima mejora, y su vida en general también.

En este sentido la intervención que más efectos positivos potenciadores provoca, tal vez sea la abdominoplastia y la liposucción. Estas intervenciones mejoran el contorno corporal y reducen la grasa acumulada en zonas como: abdomen y/o flancos.

La Cirugía Estética tiene como objetivo mejorar el aspecto estético mediante una operación que se dirige a modificar la forma, posición, perfil,…, de un tejido vivo en una zona anatómica determinada.

Partiendo de esta premisa, cabe esperar que tras una intervención de cirugía estética el resultado quede limitado a mejorar la apariencia de la zona tratada, únicamente (que no es poco).

En nuestra experiencia, tras muchos pacientes operados, se observa que la mejoría muchas veces se muestra en muchos aspecto, no sólo, en el resultado concreto previsto y descrito antes de plantear la intervención.

Observamos que cuando una paciente, por ejemplo, se aumenta el volumen del pecho, se van produciendo cambios como la forma de vestir, se siente más segura de su imagen corporal, está más contenta con su escote,…, incluso hace actividades que antes de la intervención no se atrevía a hacer por inseguridad,…, nadar,…, ir a un gimnasio,…tomar el sol,….etc. Su autoestima mejora, y su vida en general también.

En este sentido la intervención que más efectos positivos potenciadores provoca, tal vez sea la abdominoplastia y la liposucción. Estas intervenciones mejoran el contorno corporal y reducen la grasa acumulada en zonas como: abdomen y/o flancos.

Mencionar también como otras intervenciones de cirugía plástica y estética, consideradas menores como la otoplastia o la blefaroplastia, generan ese efecto positivo potenciador, que hace a los pacientes sentirse mejor.

Es entonces la cirugía plástica y estética una cirugía “de lujo”, calificada en algunos momentos como “frívola” o incluso  “innecesaria”,…, desde mi punto de vista en absoluto, es una  cirugía necesaria con sus debida indicaciones, y cuyos efectos van más allá de los meramente estéticos.

La Cirugía Plástica y Estética, tiene también la denominación de Cirugía Reparadora, cuyo objetivo es reconstruir, o reparar las estructuras anatómicas o tejidos dañados por una lesión traumática, congénita, u oncológica entre otras,…(quemaduras, malformaciones, reconstrucción tras cáncer,…etc.), esta parte de nuestra especialidad es la menos conocida, y forma parte de nuestro bagaje profesional.

En general, me agrada pensar que nuestra especialidad aporta bienestar y mejor calidad de vida a nuestros pacientes.

Categorías
Uncategorized

Abdominosplastia: En qué consiste y cuándo está indicada.

Abdominoplastia: En qué consiste y cuándo está indicada.

La Abdominoplastia es una intervención de Cirugía Plástica y Reparadora, ya que sus principales indicaciones tienen que ver con la reparación de los tejidos distendidos de la pared abdominal, es por tanto una intervención que mejora la estabilidad de la pared abdominal y su musculatura.

Esta precisión es importante porque, a diferencia de la liposucción, en esta intervención se restaura la posición de los músculos rectos abdominales que se encuentran distendidos o separados “diástasis de rectos” tras circunstancias de  aumento de presión intraabdominal, como por ejemplo embarazos gemelares, o embarazos con gran distensión abdominal, obesidad importante, cambios ponderales,… entre otros.

En la liposucción se realiza la aspiración de la grasa subcutánea de la pared abdominal, actuamos en un plano anatómico más superficial y no se interviene sobre los músculos, ni tampoco sobre la piel excedente, por ello no siempre podemos aspirar “toda la grasa” que el paciente querría, ya que hemos de contar con el factor de retracción de la piel que tiene unos límites.

 

¿En qué consiste?

Para realizar la abdominoplastia, de forma concisa tenemos en cuenta los siguientes puntos:

1º. INCISIÓN: la incisión, y posterior cicatriz, se sitúa lo más baja posible a nivel suprapúbico (para que pueda cubrirse con el bikini), se alarga hasta los laterales del abdomen. Realizamos también otra incisión alrededor del ombligo, para reubicarlo, esta cicatriz queda también disimulada en la concavidad del ombligo.

2º. FALDÓN ABDOMINAL: llamamos “faldón abdominal” al pliegue de piel y grasa fláccidos que “cuelgan” en la pared abdominal, generalmente puede delimitarse bien con el paciente de pie.  Este tejido excedente es el que el paciente señala y reconoce como molesto para sus actividades habituales.

3º. OMBLIGO: el ombligo de estos pacientes tiene diversas formas de distensión que van desde deformidades, elongaciones, hasta hernias umbilicales que deben tratarse también.  En la intervención el ombligo se asegura, se fija, y su forma también se integra dentro de la nueva reubicación dermograsa.

4º. Los MUSCULOS: como decíamos antes, los músculos restos abdominales, y en algunas ocasiones los músculos oblícuos, están distendidos y separados, en esta intervención reparamos esta posición mediante la plicatura, con este procedimiento suturamos los músculos para reforzar su firmeza y restaurar la estabilidad. En algunos casos esta plicatura requiere también del implante de una malla para fortalecer esa estabilidad.

5º. LA PIEL Y LA GRASA:  Es el último paso de la intervención, en este punto se elimina el faldón abdominal y la grasa excedente, ajustando toda la piel a los planos profundos de la pared abdominal.  Se sutura todo cuidadosamente, evitando tensiones, asegurando que no haya sangrado, normalmente se coloca drenaje que retiramos cuando se comprueba que no hay riesgo de hematoma.

6º. Consideraciones generales: tras la intervención el paciente debe utilizar una compresión suave mediante una faja que se irá adaptando, también utilizará unas medias de compresión para prevenir trombos.  En cada caso se prescribirá el tratamiento médico adecuado destinado a prevenir infección, analgésicos, heparina, antiinflamatorios,.. adaptado a cada caso particular. Se recomienda  movilización precoz y revisiones médicas para seguimiento cercano del paciente.

 

¿Cuándo está indicada esta intervención?

 

  1. Cuando existe un excedente de piel y grasa, con tejidos péndulos, aspecto colgante, pliegue,… “faldón abdominal” que limita las actividades del paciente.
  2. Cuando existe también una “diástasis de rectos”, separación de los músculos rectos abdominales.
  1. Cuando al mismo tiempo el paciente quiere “eliminar” una cicatriz muy visible, o varias cicatrices de cirugías previas, como por ejemplo: cicatriz vertical de cesárea, cicatrices adheridas de apendicectomías, o de laparoscopia,… etc.

Algunos pacientes, quieren eliminar otros estigmas como: tatuajes, estrías,…etc., hay que informar de que las estrías que pueden eliminarse son las localizadas dentro del tejido que vamos a extirpar, lamentablemente no pueden eliminarse “a distancia”.  Información importante al paciente es explicar donde localizaremos nuestra incisión para poder “esconderla”,  cambiamos unas cicatrices muy visibles e inestéticas, por otra “camuflada” en una zona poco visible (bikini). 

Importante contar con su cirujano plástico reparador, seguir sus indicaciones y tenerlo lo más cerca posible.

Categorías
Uncategorized

10 cosas que debes saber si estás pensando hacerte una Liposucción.

10 cosas que debes saber si estás pensando hacerte una Liposucción.

  1. La liposucción no es una técnica para perder peso. La obesidad, o el sobrepeso no se trata con liposucción, si existe este diagnóstico el paciente debe primero conseguir su peso ideal, es cierto que con la liposucción el peso total baja, pero es un efecto adicional, no el principal.

  2. La liposucción no elimina la “celulitis” o “piel de naranja”. Este problema tiene su origen en la dermis e hipodermis, existen unos pequeños septos localizados perpendicularmente a la piel que mantienen su consistencia, tersura,…normales, en la celulitis están deformados y la liposucción no los repara.

  3. Los efectos de la liposucción no son inmediatos. El tratamiento de liposucción, inicialmente pasa por una fase de edema, y con el paso del tiempo la piel se va adaptando al nuevo contorno con menor espesor graso.  El tiempo es muy importante.

  4. Tras la liposucción el paciente debe usar un medio de compresión, es decir una faja, o una banda elástica, según la zona tratada. Es necesaria la compresión para ayudar a la adaptación de la piel.

  5. Tras la liposucción el paciente debe guardar reposo absoluto: falso.  Es uno de los tratamientos donde la recuperación requiere de movimiento activo, el paciente debe moverse desde las pocas horas tras el tratamiento, esto ayuda a restablecerse.

  6. La liposucción es una tratamiento muy doloroso: falso. El postoperatorio de un paciente sometido a liposucción es bastante llevadero, normalmente los pacientes cuentan que se sienten como si tuvieran “agujetas”.

  7. La liposucción es el tratamiento perfecto para eliminar “el faldón”, o las zonas fláccidas tras pérdidas importantes de peso: falso.  Cuando un paciente ha perdido gran cantidad de peso, como por ejemplo tras cirugías para tratar la obesidad mórbida (derivaciones gastro-intestinales, balones gástricos, cirugía bariátrica en general…) si precisa ajustar su contorno corporal a la nueva complexión,… la liposucción no suele ser la solución, existen otras técnicas más indicadas: abdominoplastia, dermolipectomías,…por ejemplo.

  8. La liposucción no deja ninguna cicatriz: casi cierto.  Para poder realizar la liposucción, es necesario entrar por algún punto al tejido subcutáneo,…estas pequeñas entradas,… dejan pequeñas cicatrices que se intentan esconder en zonas poco visibles.

  9. Expectativas: como en cualquier cirugía, el paciente puede tener unas expectativas,…que no siempre se ajustan a la realidad. Cobra especial importancia la comunicación entre cirujano y paciente, explicar lo que puede esperarse y lo que no es posible conseguir.

  10. El paciente y cirujano forman un equipo.  En la liposucción es muy importante la técnica, el buen hacer del cirujano,…., pero también la colaboración del paciente, sus hábitos de vida, si hace ejercicio físico, si come de manera saludable,… muchas veces estas intervenciones son motivadoras para los pacientes ya que suponen un punto de partida para mantener hábitos de vida saludables que propician mantener los buenos resultados quirúrgicos.

Categorías
Uncategorized

Liposucción, lipoescultura, lipoaspiración. ¿Es lo mismo? Liposucción sin cirugía. ¿Es posible?

Liposucción, lipoescultura, lipoaspiración.
¿Es lo mismo?
Liposucción sin cirugía. ¿Es posible?

La liposucción es probablemente la técnica de Cirugía Estética más habitual. La liposucción, lipoescultura ó lipoaspiración (términos intercambiables) es una técnica quirúrgica indicada para corregir acúmulos localizados de grasa (ALG) en determinadas áreas corporales como el abdomen, flancos, la cintura, muslos, los brazos, las rodillas, la espalda, la papada y la zona más habitual conocida comúnmente como cartucheras.

Se trata de una técnica en la que la grasa es aspirada mediante un sistema de vacío y es extraída así fuera del cuerpo.

Los cúmulos localizados de grasa se pueden localizar y aislar con el tacto y no desaparecen con la dieta o el ejercicio físico.No es por tanto un tratamiento de la obesidad, ni un sustituto de la reducción de peso, es más bien una técnica para modelar el contorno corporal y eliminar los depósitos grasos antiestéticos.

Mujer agarrandose la piel

Candidato ideal para una liposucción : Paciente que presenta un peso normal, tiene exceso de grasa en zonas concretas y tiene una piel elástica y firme.

Variantes técnicas de la liposucción estándar son la Liposucción con láser y la Lipólisis asistida por láser. Son avances tecnológicos que utilizan el láser para potenciar la capacidad de retracción de la piel.

En el caso de la LIPOLISIS ASISTIDA POR LASER (LAL), el mecanismo de acción consiste en “romper” el adipocito, la célula grasa, y las trabéculas del tejido adiposo mediante un terminal láser, sin aspirar el contenido que se obtiene tras esta ruptura. Esta grasa “semidiluida” resultante queda en los tejidos para acabar reabsorbiéndose a través del sistema linfático. Este procedimiento ha sido muy criticado y es controvertida su aplicación, en Francia se prohibió, porque no está completamente probada su inocuidad.

LIPOLISIS SIN CIRUGIA –  La lipólisis sin cirugía es una alternativa a la liposucción en algunas pacientes que presentan acúmulos grasos muy localizados y definidos. La intralipoterapia es una nueva técnica que consiste en la infiltración de una sustancia lipolítica en la zona donde se localiza el acúmulo de grasa.

La intralipoterapia es un novedoso tratamiento para la eliminación de grasa localizada mediante la infiltración directa en el tejido adiposo de solución farmacológicamente activa, rápida, indolora, y que no requiere anestesia. La intralipoterapia es un procedimiento no quirúrgico indicado sólo para el tratamiento de la grasa localizada en acúmulos pequeños y muy localizados. No está indicado para el tratamiento de la celulitis ni el sobrepeso / obesidad.

Es muy importante comprender que la Liposucción es sólo una parte del tratamiento, para conseguir resultados definitivos y óptimos el paciente tiene que comprometerse y mantener unos hábitos de vida saludables, tales como hacer algo de ejercicio y cuidar su alimentación.