Categorías
Uncategorized

¿Cuál es la mejor operación para eliminar grasa del abdomen? Liposucción o Abdominoplastia

¿Cuál es la mejor operación para eliminar grasas del abdomen? Liposucción o Abdominoplastia.

“Tengo 46 años, quiero reducir el contorno abdominal porque últimamente he engordado un poco, a pesar de que como bien, sin excesos, y procuro hacer algo de ejercicio,  me resulta difícil perder peso y he notado que mi abdomen está creciendo y a pesar de mis esfuerzos por reducirlo no consigo ninguna mejoría,….¿qué puedo hacer? …, tengo aquí este michelín…, qué es mejor: liposucción o abdominoplastia¨

Este es una relato común en nuestras consultas, paciente que viene a consultarnos como eliminar el rodete de grasa que marca perfectamente con sus manos, y que a pesar de seguir dietas, comer saludablemente,…., incluso haber probado tratamientos de cabina de estética, no consigue eliminar.  Ante estos casos el cirujano plástico tiene que hacer una minuciosa exploración antes de proponer un tratamiento.

PUNTOS A CONSIDERAR

PRIMERO: los antecedentes médicos son importantes, descartar enfermedades de base como la diabetes, trastornos tiroideos, u otro problema que ocasione esos depósitos grasos.  Si existe enfermedad basal, deberá valorarse si es susceptible de tratamiento médico y/o cirugía, también en qué momento puede hacerse esa intervención.

 

SEGUNDO: las medidas antropométricas, medir cada contorno, peso, talla, parámetros básicos que debemos interpretar para cada franja de edad y sexo.

Exploración de la pared abdominal para determinar el estado de los músculos abdominales, identificar una posible diástasis o separación de los músculos de la pared abdominal, estudiar el estado del ombligo para descartar hernias umbilicales o eventraciones.

 

TERCERO: pruebas analíticas, hemograma, estudio bioquímico y estudio de la coagulación, además de otras más específicas según los antecedentes de cada paciente.  En algunos casos se requieren también pruebas de imagen, tales como ecografía de pared abdominal, RMN,… entre otras, si fueran necesarias.

 

CUARTO: propuesta de tratamiento, tras esta valoración detallada y con el conocimiento del paciente que cuenta a su cirujano plástico sus dudas, sus expectativas, y lo que quiere conseguir,…., el médico está en condiciones de recomendar las opciones de tratamiento que pueden considerarse, haciendo énfasis en todos los detalles, y especialmente en los negativos, porque el paciente siempre tiene que estar debidamente informado.

 

Volviendo al relato inicial, en el caso del paciente que tiene un exceso de grasa abdominal, cabrían varias opciones de tratamiento, que resumimos en:

LIPOSUCCIÓN

LIPOSUCCIÓN: también conocida por otras denominaciones como: lipoescultura, lipoaspiración,lipomodelación, que esencialmente son el mismo tratamiento. 

Esta técnica consiste en reducir la grasa subcutánea, es decir debajo de la piel y por encima de los músculos, con ello se consigue reducir volumen en zonas localizadas.  Para poder indicar este tratamiento, se necesitan varias condiciones:

  • Que no exista faldón abdominal, nos referimos a que no exista un exceso “colgante” de piel y grasa, porque en este caso aún sería más visible el excedente cutáneo, (colgaría más, tras reducir la grasa).
  • Que la piel abdominal sea elástica y sin estrías, para favorecer la retracción, o adaptación tras aspirar la grasa localizada.
  • Que los músculos abdominales no tengan diástasis, ya que si están separados la liposucción no solucionaría el problema y el resultado conseguido sería pobre.

Con estas premisas, podemos decir que la liposucción estaría indicada principalmente en:

  • Pacientes con grasa localizada, en flancos, encima o debajo del ombligo.
  • Casos con buen estado de la piel, piel elástica, con capacidad para retraerse y ajustarse al nuevo volumen tras la aspiración de la grasa subcutánea.
  • Pacientes con buen estado general (no obesidad, hábito dinámico, alimentación saludable, no fumadores,… etc.)

ABDOMINOPLASTIA

Es una intervención que permite reducir grasa y piel colgantes, además de restaurar la musculatura de pared abdominal reparando la diástasis muscular mediante la plicatura de los músculos abdominales , y además corregir la posición del ombligo.

Es una intervención muy completa que refuerza la pared abdominal porque reconstruye la posición fisiológica de los músculos rectos abdominales, también puede tensar los músculos oblicuos del abdomen, y reparar hernias abdominales o distensión del ombligo según los casos.  En algunos pacientes puede ser necesario implantar una malla protésica que aporte mayor estabilidad a la pared abdominal.

Esta intervención estaría dirigida principalmente a pacientes con:

  • Faldón abdominal, conocido también como delantal abdominal o grasa péndula.
  • Diástasis de rectos, separación de los músculos.
  • Pacientes que han perdido mucho peso, pacientes con antecedentes de obesidad mórbida tras cirugía bariátrica.
  • Mujeres con antecedente de embarazos de gran peso, embarazos múltiples, entre otros.
  • Coexistencia de hernias umbilicales, o deformidades del ombligo.
  • Pacientes que tienen cicatrices abdominales previas, con adherencias, tales como cicatriz de cesárea, apendicectomía, …, entre otras.

ABDOMINOPLASTIA y LIPOSUCCIÓN

operación combinada, que permite modelar el abdomen, además de reparar la pared abdominal, recuperar la forma de la cintura, mediante la liposucción de los flancos, tensar la piel de todo el abdomen y restaurar proporciones perdidas.

Como resumen, si te estás planteando mejorar no sólo la apariencia de tu abdomen, sino la estabilidad de la pared abdominal consulta con tu cirujano plástico que puede aconsejarte el mejor tratamiento personalizado, podemos aconsejarte, www.draelenasorando.com   pide tu cita, Tf.: 923060469.

Categorías
Uncategorized

Prioridad médica, vencer al Coronavirus.

Prioridad médica, vencer al Coronavirus.

Todos estamos sobrecogidos por el tremendo impacto que el Coronavirus (Covid-19) está causando en todo el mundo, y especialmente en España.  Está ocasionando muchas muertes, contagios masivos y sobrecarga del sistema sanitario y nos ha llevado al confinamiento para frenar su avance.

La prioridad médica es ofrecer la mejor atención a los pacientes afectados, algunos de estos pacientes sufren insuficiencia respiratoria y necesitan ventilación artificial, un respirador, para remontar este estado y salir adelante.

Es vital en esta situación tener equipos materiales y humanos para atender a los muchos pacientes infectados por coronavirus, por ello todos los procedimientos médicos y quirúrgicos no urgentes quedan aplazados para cuando todo vuelva a la normalidad.

La cirugía plástica, reparadora y estética, al igual que otras especialidades quirúrgicas, se suman al esfuerzo común de priorizar recursos.  Los equipos de respiración asistida, unidades de reanimación, camas hospitalarias, entre otros recursos,  se necesitan a disposición de los pacientes afectados en esta pandemia, para su tratamiento y cuidados.

Desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE) y la Asociación Española de Cirugía Estética (AECEP) se ha propiciado la iniciativa de solidaridad y colaboración con los servicios sanitarios, para luchar contra el Covid-19.  

Toda la sociedad responde colaborando a la llamada de quedarse en casa, conjuntamente con la sanidad pública y privada, los cuerpos de seguridad del estado, la UME, los supermercados, los transportistas, agricultores, ganaderos, los cuidadores de enfermos,…, y otros muchos profesionales, todos con el mismo objetivo lograremos salir de esta situación.

Categorías
Uncategorized

Nuevas utilidades en cirugía plástica y estética.

Nuevas utilidades en cirugía plástica y estética.

La medicina en general y la cirugía estética particularmente han ido avanzando gracias a la investigación y las nuevas tecnologías que van incorporándose a su práctica, esto permite ofrecer un gran espectro de servicios mejorados, desde diagnósticos más precisos a tratamientos específicos, soluciones personalizadas que en otros tiempos ni se pensaban.

Consulta de cirugía estética.

La consulta del cirujano o plástico ha cambiado, ha ganado en mejoras de fotografía, presentación de resultados y simulaciones de resultado. El primer contacto que el paciente tiene con el cirujano plástico puede ser en la propia consulta o a través de la red, normalmente sigue siendo la consulta el lugar donde de forma personalizada se puede indicar el tratamiento más  idóneo.

Atrás quedó el cirujano plástico que contaba con poco más de la exploración clínica y una cinta métrica, elementos que siguen siendo indispensables hoy en día.

Métodos diagnósticos.

La historia clínica, con una entrevista clínica minuciosa, son la base del diagnóstico, las pruebas complementarias debidamente indicadas pueden facilitar diagnósticos precisos en casos complejos, diagnósticos de imagen (topografías, resonancia, ecografía, mamografías, biopsias específicas, estudio de ganglio centinela, entre otros) han supuesto un gran avance en cirugía plástica.

Procedimientos quirúrgicos.

Es en este punto donde ha evolucionado enormemente la cirugía plástica, reparadora y reconstructiva, a destacar los procedimientos microquirúrgicos que permite realizar reconstrucciones muy complejas en patologías como el cáncer mamario, trasplantes de tejidos para reconstrucción de grandes defectos o la reimplantación de miembros amputados.

Estas intervenciones pueden realizarse hoy en día gracias al trabajo de equipos multidisciplinares que implican a especialistas de especialidades como anestesia y reanimación, cirugía oncológica, radiodiagnóstico, medicina intensiva, entre otros.

Materiales y aparatología.

La investigación biomédica también ha supuesto muchas mejoras en esta especialidad, destacables los avances en implantes mamarios, instrumental cada vez más específico, laparoscopia, cultivos celulares, células madre, láser, ultrasonografía,…etc.

Y lo que no espera,…, fuentes de investigación hacia la ingeniería genética, ingeniería de tejidos, constantes mejoras y avances.

Publicidad e Información.

La cirugía plástica, reparadora y estética ha sido una especialidad poco conocida para el público en general, se conocía la parte de cirugía estética dedicada a mejorar la imagen corporal, aunque la parte de cirugía reparadora, reconstructiva o el tratamiento de los grandes quemados no era tan conocida.

Actualmente existe información de nuestra especialidad en todas partes, ha adquirido gran visibilidad. Como en otros muchos campos, la red ha permitido mostrar técnicas, resultados, vídeos de cirugías, y mucho más de la cirugía estética y cirugía plástica.

Financiación.

Otro aspecto que también ha cambiado es el acceso a la cirugía estética, el precio y la posibilidad de realizarse una intervención estética, prohibitiva en otras épocas.  Actualmente la cirugía estética no está incluida en la cartera de servicios de la sanidad pública, ni tampoco en las compañías de seguros de salud, es por tanto una cirugía privada, sin embargo la mayoría de los cirujanos estéticos cuentan con la opción de ofrecer financiación a sus pacientes.

La financiación a medida, facilita el pago de una intervención aplazando el coste hasta en 5 años, muchos pacientes eligen este método.  

 

Puede valorar su intervención, nosotros podemos aconsejarle el tratamiento más adecuado, la primera consulta es gratuita, Dra. Elvira Elena Sorando, cirugía plástica en Salamanca.

 

Categorías
Uncategorized

La cirugía estética como regalo.

La cirugía estética como regalo.

En estas épocas de fiestas donde es habitual recibir algún regalo y sorprender a familiares y amigos con un detalle, se nos agota la imaginación para encontrar algo personal y solemos acabar con perfumes, bombones,…, y obsequios que siempre se agradecen pero no siempre ilusionan a quien los recibe.

El sector de la estética, en concreto la medicina estética, ofrece una gran variedad de tratamientos personalizados que puedes dedicar a esa persona que siempre quiere estar mejor, cuidarse,…, etc., y seguramente reciba este regalo con alegría y con ganas de compartir después su experiencia positiva.

En otras culturas, como la americana, regalar “una operación” como premio por superar una etapa académica, o como regalo de cumpleaños por la mayoría de edad, no es algo excepcional, sin embargo aquí, en España, es mucho menos frecuente.

En mi opinión, el paciente es quien decide someterse a una intervención quirúrgica de cirugía estética para mejorar su imagen o una cirugía plástica si necesita corregir un defecto físico que le limita su vida de relación o sus actividades habituales.  

La decisión debe ser personal y libre,…, no inducida por otras personas, o por su entorno.  Partiendo de ese deseo personal, y tras consultar con un especialista adecuado puede decidir llevar a cabo esa operación. 

¿Cómo regalar una intervención de cirugía estética o cirugía plástica?

La intención debe partir del paciente, porque a diferencia de otros bienes materiales, como una joya por ejemplo, que pueden cambiarse, o incluso devolverse, la cirugía supone un cambio permanente y tiene un objetivo claro de mejora que la persona decide conscientemente buscar.  La familia o las personas del entorno que quieren obsequiar con este tipo de “regalo” deberían hacerlo respondiendo a una petición, no sugiriendo, ni mucho menos “imponiendo” un cambio.  En alguna ocasión hemos podido ver en consulta como un/a acompañante del o de la paciente directamente pedir al cirujano que “arregle” tal o cual defecto del paciente,…., que ni se pronuncia sobre lo que le ocurre.

En estos casos, el cirujano necesita hablar directamente en profundidad con el paciente, dejando al margen sugerencias externas.

¿Se regalan habitualmente tratamientos de medicina estética?

La medicina estética tiene como objetivo mejorar la apariencia del paciente utilizando tratamientos no invasivos, generalmente realizados en consulta, sin cirugía, con procedimientos indoloros y sin dejar marcas externas.

Son técnicas de mediana estética: la mesoterapia, la aplicación de botox (toxina botulínica), los rellenos con ácido hialurónico, el tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas, o los hilos tensores.

Este tipo de técnicas son cada vez más habituales, y si se regalan cada vez más, además  el/la paciente vienen muy positivos para evaluar qué tratamiento puede ser el más adecuado a su situación, los resultados de mejora son evidentes de forma inmediata en casi todas las técnicas y valoran este “regalo” como algo original y personal.

Los tiempos van cambiando y la forma de agradar y obsequiar a nuestros allegados también, la medicina estética puede ser ese regalo especial que a buen seguro será muy bien recibido.

Categorías
Uncategorized

Cirugía estética y antienvejecimiento.

Cirugía Estética y Antienvejecimiento.

¿Se puede realmente retrasar el envejecimiento de la piel?

El envejecimiento es proceso vital imposible de evitar, desde que estamos vivos nuestro organismo está expuesto al envejecimiento, aunque el proceso puede llevarse mejor o peor según nuestra genética y nuestro estilo de vida.

En los factores genéticos poco podemos influir, actualmente, aunque la investigación avanza y en un futuro puede que no muy lejano podamos cambiar el determinante genético.  Si podemos mejorar nuestro estilo de vida, cambiar a mejor ciertos hábitos que nos perjudican y se reflejan en nuestra piel.

   – Hábitos dietéticos: en nuestro medio, (occidente) tenemos un problema con la alimentación, nos sobrealimentamos, tomamos demasiados alimentos procesados, exceso de azúcares, grasas saturadas,…, etc., necesitamos tomar proteínas y también alimentos ricos en vitaminas, oligoelementos, fibra,…, alimentos vegetales.  Nuestra alimentación influye en nuestra salud, comer de forma saludable, compensada es importante para mantenernos sanos y mantener la piel sana también. 

   – Evitar hábitos tóxicos: el alcohol, el tabaco,…., son hábitos muy extendidos en nuestro medio,…., deterioran nuestros tejidos (no sólo el pulmón, el hígado,…etc.) y también la piel, puede mostrar falta de hidratación, alteraciones vasculares,…, etc. Otras drogas por supuesto también deterioran el organismo, incluyendo los tegumentos y la piel.

   – Exceso de radiación solar, los rayos ultravioleta tipo C, pueden dañar la piel e inducir transformación maligna de algunas lesiones,…, si su exposición es prolongada y sin protección la piel sufre y «envejece» más rápidamente.

   – El hábito sedentario es otro de los males que nos envejecen, el cuerpo humano necesita movimiento para mantener su fisiología, su funcionamiento vital, el ejercicio físico promueve la circulación, estimula el sistema inmunitario, tonifica los músculos, mantiene las articulaciones activas,…, entre otros efectos,.. también influye en la piel y su aspecto.

Además de estas premisas de vida saludable, la cirugía estética puede ayudar también a mantener la piel joven y frenar los estragos que el paso del tiempo ocasiona en ella.

Las técnicas de medicina estética más habituales, las que a diario aplicamos en la consulta y tienen un efecto «rejuvenecedor» en la piel son fundamentalmente:

   – El ácido hialurónico: se trata del tratamiento más extendido porque tiene un efecto inmediato, controlado y no tiene contraindicaciones.  Se trata de un producto que potencia la hidratación de la piel, puede aplicarse a diferentes niveles de profundidad para obtener un efecto más o menos voluminizador.  Existen diferentes grados de reticulación del ácido hialurónico y se aplica para tratar desde las pequeñas líneas de expresión,… hasta los surcos profundos o pérdidas de volumen en determinadas áreas faciales.

También permite conseguir aumentar el volumen de los labios, o matizar los pómulos,…etc, en función de la necesidad de cada paciente.   

   – La toxina botulínica, más conocida como bótox, es otro de los recursos estéticos más eficaces, actúa bloqueando la contracción de una pequeña área del músculo que con su contracción arrastra la piel y produce «arrugas» o «líneas de expresión» que marcan el rictus de enfado o envejecimiento que las pacientes nos cuentan.  Este tratamiento debe su éxito al rápido efecto tras su aplicación, suele aplicarse especialmente en el tercio superior facial,  para reducir las «patas de gallo», las líneas frontales excesivas o las «arrugas» del entrecejo.

    – El plasma rico en plaquetas, es un inductor del colágeno, estimula producción de fibrina y colágeno en la piel, con ello favorece su elasticidad, mantiene su tono y previene la flaccidez, mejora la tersura dando un aspecto más luminoso a la piel.

    – Los complejos vitamínicos sobre la dermis, técnica de mesoterapia que permite infiltrar activos para estimular el metabolismo de la piel, mejorando su aspecto y aportando hidratación y nutrición.

Además de lo expuesto, podemos recurrir a la Cirugía Plástica, cuando el envejecimiento ya nos marca mayor afectación y se suman otros aspectos como descolgamiento, exceso de piel, bolsas de grasa en los párpados, lipomatosis submentoniana (conocido como papada), entre otros procesos,… que requieren una acción más contundente, técnicas como blefaroplastia, lifting, liposucción,….etc.

Las técnicas de prevención y los tratamientos locales tratando problemas cuando aún no son muy marcados, y bajo el consejo del cirujano plástico, generalmente mantienen la piel más joven y, aunque no podemos parar el envejecimiento, si podemos ralentizar el proceso en muchas ocasiones.  

Hábitos saludables y ayuda profesional, paciente y cirujano forman equipo. 

Categorías
Uncategorized

¿Cuál es la mejor cicatriz en el aumento de pecho?

¿Cuál es la mejor cicatriz en el aumento de pecho?

La cicatriz en el aumento mamario es un tema frecuentemente discutido en la consulta de cirugía plástica. Es comprensible que las pacientes quieran conseguir el volumen del pecho deseado, sin tener que soportar una cicatriz visible que no pueda ocultarse con la ropa interior o la ropa de baño.

Estas consideraciones son importantes, y tenemos que valorar las opciones posibles en cada caso, con cada paciente, teniendo en cuenta la forma de su pecho, la calidad de su piel, el tono de su areola,…etc.

Cualquier intervención requiere lo que los cirujanos llamamos una “via de abordaje”, una “puerta de entrada” es decir una incisión,…., y dicha incisión se transforma inevitablemente en una cicatriz.  La calidad de la cicatriz dependerá de la técnica quirúrgica (sutura adecuada, tensión, respeto a los tejidos vivos,…,etc), pero también de las características de los tejidos de cada paciente lo cual no podemos cambiarlo, hay que estudiarlo previamente y tomar la elección mas adecuada.

Las incisiones para el aumento mamario generalmente se realizan en una de estas ubicaciones:

  • En el pliegue submamario, debajo del seno, justo en el propio pliegue o justo por encima del mismo (inframamario)

  • Alrededor del perímetro de la areola, parcial o total (periareolar)

  • A través de la axila (transaxilar)

La ubicación de la incisión la decide conjuntamente  la paciente con su cirujano, dependiendo de la anatomía de la paciente, de los implantes y la preferencia de la paciente bien informada.

Vamos aportar algunas ventajas e inconvenientes de una u otra localización de las incisiones,… heridas quirúrgicas,… y finalmente cicatrices.

1.  Vïa inframamaria: es visible en las primeras fases postoperatorias, con el paso del tiempo va mejorando su apariencia y como queda incluida en el surco submamario apenas se ve tras unos meses. Permite implantar prótesis de volúmenes mayores. Inconveniente: puede molestar al principio cuando se utilicen sujetadores con aros, por ello se recomienda esperar 2 meses antes de usarlos. 

2.  Vïa periareolar: queda camuflada en la transición de color de la areola a la piel del resto del pecho. En las pacientes de piel morena, con areolas oscuras y bien delimitadas la cicatriz llega a ser apenas perceptible. Inconvenientes:  cuando la paciente tiene una areola sin margen nítido,…, puede resultar difícil esconder la cicatriz, la vía areolar depende también del perímetro de la areola, y en pacientes con areola pequeña,…,  puede quedar limitado el volumen de los implantes que puedan colocarse. También esta zona tiene mayor cantidad de terminaciones sensitivas,…, y la sensibilidad puede afectarse tras la cirugía.

3. Vía axilar: esta incisión queda disimulada en el pliegue de la axila, en algunas pacientes es apenas visible, aunque en otras con mayor densidad glandular o tendencia a cicatriz hipertrófica pueden ofrecer cicatrices visibles, que en traje de baño no pueden ocultarse. Otro inconveniente: en pacientes con tórax largo, o muy musculadas puede suponer una dificultad técnica en la intervención porque el control del sangrado es menos accesible para el cirujano.

Cada paciente es única, y cada intervención también lo es, para decidir cual es la incisión mejor en su caso la paciente y el cirujano forman equipo, aconsejar y dejarse aconsejar es la mejor opción.

 

Categorías
Uncategorized

Cirugía Estética y el «efecto positivo potenciador»

Cirugía Estética y el "efecto positivo potenciador"

La Cirugía Estética tiene como objetivo mejorar el aspecto estético mediante una operación que se dirige a modificar la forma, posición, perfil,…, de un tejido vivo en una zona anatómica determinada.

Partiendo de esta premisa, cabe esperar que tras una intervención de cirugía estética el resultado quede limitado a mejorar la apariencia de la zona tratada, únicamente (que no es poco).

En nuestra experiencia, tras muchos pacientes operados, se observa que la mejoría muchas veces se muestra en muchos aspecto, no sólo, en el resultado concreto previsto y descrito antes de plantear la intervención.

Observamos que cuando una paciente, por ejemplo, se aumenta el volumen del pecho, se van produciendo cambios como la forma de vestir, se siente más segura de su imagen corporal, está más contenta con su escote,…, incluso hace actividades que antes de la intervención no se atrevía a hacer por inseguridad,…, nadar,…, ir a un gimnasio,…tomar el sol,….etc. Su autoestima mejora, y su vida en general también.

En este sentido la intervención que más efectos positivos potenciadores provoca, tal vez sea la abdominoplastia y la liposucción. Estas intervenciones mejoran el contorno corporal y reducen la grasa acumulada en zonas como: abdomen y/o flancos.

La Cirugía Estética tiene como objetivo mejorar el aspecto estético mediante una operación que se dirige a modificar la forma, posición, perfil,…, de un tejido vivo en una zona anatómica determinada.

Partiendo de esta premisa, cabe esperar que tras una intervención de cirugía estética el resultado quede limitado a mejorar la apariencia de la zona tratada, únicamente (que no es poco).

En nuestra experiencia, tras muchos pacientes operados, se observa que la mejoría muchas veces se muestra en muchos aspecto, no sólo, en el resultado concreto previsto y descrito antes de plantear la intervención.

Observamos que cuando una paciente, por ejemplo, se aumenta el volumen del pecho, se van produciendo cambios como la forma de vestir, se siente más segura de su imagen corporal, está más contenta con su escote,…, incluso hace actividades que antes de la intervención no se atrevía a hacer por inseguridad,…, nadar,…, ir a un gimnasio,…tomar el sol,….etc. Su autoestima mejora, y su vida en general también.

En este sentido la intervención que más efectos positivos potenciadores provoca, tal vez sea la abdominoplastia y la liposucción. Estas intervenciones mejoran el contorno corporal y reducen la grasa acumulada en zonas como: abdomen y/o flancos.

Mencionar también como otras intervenciones de cirugía plástica y estética, consideradas menores como la otoplastia o la blefaroplastia, generan ese efecto positivo potenciador, que hace a los pacientes sentirse mejor.

Es entonces la cirugía plástica y estética una cirugía “de lujo”, calificada en algunos momentos como “frívola” o incluso  “innecesaria”,…, desde mi punto de vista en absoluto, es una  cirugía necesaria con sus debida indicaciones, y cuyos efectos van más allá de los meramente estéticos.

La Cirugía Plástica y Estética, tiene también la denominación de Cirugía Reparadora, cuyo objetivo es reconstruir, o reparar las estructuras anatómicas o tejidos dañados por una lesión traumática, congénita, u oncológica entre otras,…(quemaduras, malformaciones, reconstrucción tras cáncer,…etc.), esta parte de nuestra especialidad es la menos conocida, y forma parte de nuestro bagaje profesional.

En general, me agrada pensar que nuestra especialidad aporta bienestar y mejor calidad de vida a nuestros pacientes.

Categorías
Uncategorized

Cuestiones importantes a tener en cuenta tras un aumento de pecho

Cuestiones importantes a tener en cuenta tras un aumento de pecho

La mamoplastia de aumento, o cirugía de aumento de pecho, es una de las intervenciones de cirugía estética más frecuentes en nuestro entorno, también es una de las que más satisfacciones proporciona a las pacientes y al cirujano. Los motivos:

  • Es una intervención muy previsible, si se estudia bien a cada paciente, se le escucha y se atiende a sus preferencias. 

  • La evolución postoperatoria se lleva con comodidad por las pacientes, siempre y cuando se sigan los consejos recomendados por el cirujano y se tomen los analgésicos pautados.

  • Las complicaciones postoperatorias son poco frecuentes, especialmente si se tiene al cirujano plástico cerca, pendiente de cualquier variación clínica.  El seguimiento postoperatorio de los pacientes es FUNDAMENTAL, y la paciente tiene que tener la seguridad de que ante cualquier problema su cirujano va a estar ahí para atenderla y solucionarlo.

Teniendo en cuenta estas premisas, podemos sintetizar en 5 puntos las consideraciones más frecuentes que tienen que tener en cuenta las pacientes que se someten a una cirugía de aumento mamario:

PUNTO 1. El resultado inmediato no es el definitivo:  cuando la paciente recién operada de su mamoplastia de aumento acude a su primera cura tras la intervención, puede sufrir una decepción, el aspecto de su pecho no es el que esperaba… ¿por qué?  Porque tras la operación existe un edema de los tejidos propios de la cirugía. El cirujano tiene que mover piel, grasa, .. músculo pectoral,… en muchos casos,… y estos gestos quirúrgicos implican inflamación, pequeños derrames,… que confieren temporalmente un aspecto deformado de lo que luego con la evolución se termina consiguiendo.

PUNTO 2. La cicatriz, o mejor dicho: la herida quirúrgica, tras la intervención de aumento mamario, también va a pasar por diferentes fases, como cualquier herida en proceso de cicatrización: fase inflamatoria, fase de retracción, fase de resolución,…etc., por ello debemos tranquilizar a la paciente y por supuesto anticiparnos y tratar cualquier desarrollo anómalo, tratando siempre de proporcionar el mejor cuidado a esa herida quirúrgica – cicatriz.

PUNTO 3. Tras una mamoplastia de aumento, o aumento mamario con implantes protésicos, o prótesis mamarias, debemos esperar a que “se asienten”, los implantes inicialmente parecen más altos en su posición torácica y en muchas ocasiones recomendamos a las pacientes el uso de una “banda elástica” en periodos más o menos prolongados del día para mejorar la “posición” de los implantes.

PUNTO 4. Como ocurre en cualquier herida, y la incisión quirúrgica también es una herida, puede notarse una pérdida de sensibilidad localizada.  Normalmente es temporal, aunque en algunos casos no remite, es más frecuente en las incisiones localizada en la areola, ya que la densidad de terminaciones sensitivas es mayor que en otras zonas de incisión. No es infrecuente que algunas pacientes presenten hipersensibilidad en los pezones en algunas fases, esta sensación puede resultarles molesta,…,va a ceder hasta recuperar la sensibilidad normal.

PUNTO 5. Como ya hemos apuntado anteriormente, si la paciente sigue las indicaciones de su cirujano,… y su cirujano favorece la comunicación directa,… la recuperación de la paciente será cómoda y segura.  La paciente debe tomar su medicación pautada, debe evitar los movimientos extremos de los brazos, evitar cargar peso, realizar paseos cortos y frecuentes, llevar ropa cómoda,… no apresurarse,… tener la paciencia suficiente … al igual que el cirujano,… es una labor de equipo.

Categorías
Uncategorized

¿Cuál es la mejor época del año para operarse el pecho?

¿Cuál es la mejor época del año para operarse el pecho?

Esta es una pregunta habitual en la consulta de cirugía plástica.  Y para la respuesta razonada es que cualquier época del año puede ser adecuada. La cirugía mamaria requiere reposo postoperatorio, cuidado de las cicatrices, banda elástica y/o sujeción mamaria,…, circunstancias que pueden pasar más o menos desapercibidas en algunas épocas del año.

En Primavera, se realizan mayor número de intervenciones de cirugía estética y cirugía plástica mamaria, esto ocurre porque la mayora de los y las pacientes empiezan a pensar en las vacaciones de verano, o semana santa, y quieren mejorar su aspecto, con antelación suficiente para completar la recuperación postoperatoria.  Buena elección, es cierto que es una época donde la ropa puede cubrir los vendajes,…, las posibles equimosis o morados se pueden resolver perfectamente sin exponerse al sol, y con tiempo suficiente para que los resultados se “asienten” y lucir perfecto en traje de baño  en la época veraniega. 

En Verano, es también la estación idónea para las y los pacientes que quieren operarse sin faltar al trabajo, sin pedir días,  sin faltar a clases, …., y sin que “nadie se entere” de su operación. La mayor parte de los pacientes tienen sus vacaciones en verano, también es la estación de las vacaciones escolares,…, y es el momento de realizar ese cambio sin someterse al escrutinio del compañero de trabajo, compañero de clase, …,  etc., a la vuelta a la actividad laboral,…, todos cambiamos (bronceado, descanso,…, etc.,) y pasa más desapercibida una talla diferente de contorno de busto.

El Otoño y el Invierno,  es un buen momento para la cirugía mamaria también, especialmente para la reducción mamaria, porque en estos meses las heridas quirúrgicas evolucionan bien con menor sudoración, normalmente tampoco nos exponemos al sol y la ropa nos cubre cualquier “signo” de intervención.  Las vacaciones navideñas, son también el momento idóneo para operarse sin permisos laborales.

La cirugía mamaria, (aumento de pecho, reducción mamaria, elevación mamaria o mastopexia,…etc.), puede realizarse en todo el año, y la elección depende de las preferencias del paciente.

Categorías
Uncategorized

Otoplastia: Lo que debes saber sobre esta intervención.

Otoplastia: Lo que debes saber sobre esta intervención.

La otoplastia es la intervención quirúrgica que permite corregir la forma y posición de las orejas, dicho de forma clara y sencilla.  

Normalmente las deformidades auriculares importantes, graves, se manifiestan desde el nacimiento y se corrigen en la infancia, existen malformaciones que van desde la ausencia de pabellón auricular, anotia,… hasta diferentes formas de “pliegues” del cartílago,… separación céfalo – auricular,…etc.  Las posibilidades terapéuticas pasan por cirugías de reconstrucción utilizando cartílago de las costillas, … injertos cutáneos, … plastias tisulares,…etc.

Las deformidades “menores” son las más habituales, y sin duda la más habitual es la que los pacientes llaman “orejas de soplillo”, son las orejas despegadas de su base de implantación, …, técnicamente el ángulo cefaloauricular está aumentado, llegando incluso a estar casi perpendicular al cuero cabelludo.

Esta “separación” mayor, puede deberse a principalmente a la ausencia del pliegue del cartílago paralelo al borde del pabellón auricular, llamado “pliegue ante-helical”, la ausencia total o parcial de este pliegue hace que la oreja esté lisa y proyectada externamente. En otras ocasiones también existe un exceso de “concha”, que es la zona cartilaginosa más próxima al conducto auditivo externo, tiene forma cóncava y su excesiva superficie o concavidad, también deforman la oreja. 

Todo ésto,.. y algunos otros factores influyen en la forma y posición de las orejas, hay que tenerlos en cuenta en su corrección y tratarlos adecuadamente, aunque al paciente le preocupan detalles más prácticos, que destacamos a continuación.

  1. La otoplastia es una intervención que se realiza bajo anestesia local, de forma ambulatoria en adultos, … en los niños suele realizarse bajo anestesia general. 

  2. La intervención, la operación correctiva,…. NO DUELE. Aunque el postoperatorio, si puede molestar.

  3. Tras la corrección, se coloca un vendaje, o banda elástica que mantiene la posición de las orejas y facilita la consolidación de la cirugía.  Esta banda suele mantenerse una semana.

  4. El resultado de la otoplastia, suele requerir un tiempo de “asentamiento”, hay que avisar de esto a los pacientes, ya que en algunos casos con cartílago grueso la forma del nuevo pliegue modificado gana “naturalidad” pasado ese tiempo.

  5. Algunos pacientes, de cartílago grueso, pueden necesitar algún retoque posterior a la cirugía si su cartílago no se adapta a la nueva posición, no es lo habitual,.. pero puede ocurrir. 

  6. La cicatriz de la corrección, queda oculta en el pliegue posterior de implantación auricular, queda oculta.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, podemos afirmar que la otoplastia es una intervención satisfactoria, cómoda y es una de las más frecuentes en cirugía plástica, estética y reparadora.