Categorías
Uncategorized

La cirugía estética como regalo.

La cirugía estética como regalo.

En estas épocas de fiestas donde es habitual recibir algún regalo y sorprender a familiares y amigos con un detalle, se nos agota la imaginación para encontrar algo personal y solemos acabar con perfumes, bombones,…, y obsequios que siempre se agradecen pero no siempre ilusionan a quien los recibe.

El sector de la estética, en concreto la medicina estética, ofrece una gran variedad de tratamientos personalizados que puedes dedicar a esa persona que siempre quiere estar mejor, cuidarse,…, etc., y seguramente reciba este regalo con alegría y con ganas de compartir después su experiencia positiva.

En otras culturas, como la americana, regalar “una operación” como premio por superar una etapa académica, o como regalo de cumpleaños por la mayoría de edad, no es algo excepcional, sin embargo aquí, en España, es mucho menos frecuente.

En mi opinión, el paciente es quien decide someterse a una intervención quirúrgica de cirugía estética para mejorar su imagen o una cirugía plástica si necesita corregir un defecto físico que le limita su vida de relación o sus actividades habituales.  

La decisión debe ser personal y libre,…, no inducida por otras personas, o por su entorno.  Partiendo de ese deseo personal, y tras consultar con un especialista adecuado puede decidir llevar a cabo esa operación. 

¿Cómo regalar una intervención de cirugía estética o cirugía plástica?

La intención debe partir del paciente, porque a diferencia de otros bienes materiales, como una joya por ejemplo, que pueden cambiarse, o incluso devolverse, la cirugía supone un cambio permanente y tiene un objetivo claro de mejora que la persona decide conscientemente buscar.  La familia o las personas del entorno que quieren obsequiar con este tipo de “regalo” deberían hacerlo respondiendo a una petición, no sugiriendo, ni mucho menos “imponiendo” un cambio.  En alguna ocasión hemos podido ver en consulta como un/a acompañante del o de la paciente directamente pedir al cirujano que “arregle” tal o cual defecto del paciente,…., que ni se pronuncia sobre lo que le ocurre.

En estos casos, el cirujano necesita hablar directamente en profundidad con el paciente, dejando al margen sugerencias externas.

¿Se regalan habitualmente tratamientos de medicina estética?

La medicina estética tiene como objetivo mejorar la apariencia del paciente utilizando tratamientos no invasivos, generalmente realizados en consulta, sin cirugía, con procedimientos indoloros y sin dejar marcas externas.

Son técnicas de mediana estética: la mesoterapia, la aplicación de botox (toxina botulínica), los rellenos con ácido hialurónico, el tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas, o los hilos tensores.

Este tipo de técnicas son cada vez más habituales, y si se regalan cada vez más, además  el/la paciente vienen muy positivos para evaluar qué tratamiento puede ser el más adecuado a su situación, los resultados de mejora son evidentes de forma inmediata en casi todas las técnicas y valoran este “regalo” como algo original y personal.

Los tiempos van cambiando y la forma de agradar y obsequiar a nuestros allegados también, la medicina estética puede ser ese regalo especial que a buen seguro será muy bien recibido.

Categorías
Uncategorized

Cirugía estética y antienvejecimiento.

Cirugía Estética y Antienvejecimiento.

¿Se puede realmente retrasar el envejecimiento de la piel?

El envejecimiento es proceso vital imposible de evitar, desde que estamos vivos nuestro organismo está expuesto al envejecimiento, aunque el proceso puede llevarse mejor o peor según nuestra genética y nuestro estilo de vida.

En los factores genéticos poco podemos influir, actualmente, aunque la investigación avanza y en un futuro puede que no muy lejano podamos cambiar el determinante genético.  Si podemos mejorar nuestro estilo de vida, cambiar a mejor ciertos hábitos que nos perjudican y se reflejan en nuestra piel.

   – Hábitos dietéticos: en nuestro medio, (occidente) tenemos un problema con la alimentación, nos sobrealimentamos, tomamos demasiados alimentos procesados, exceso de azúcares, grasas saturadas,…, etc., necesitamos tomar proteínas y también alimentos ricos en vitaminas, oligoelementos, fibra,…, alimentos vegetales.  Nuestra alimentación influye en nuestra salud, comer de forma saludable, compensada es importante para mantenernos sanos y mantener la piel sana también. 

   – Evitar hábitos tóxicos: el alcohol, el tabaco,…., son hábitos muy extendidos en nuestro medio,…., deterioran nuestros tejidos (no sólo el pulmón, el hígado,…etc.) y también la piel, puede mostrar falta de hidratación, alteraciones vasculares,…, etc. Otras drogas por supuesto también deterioran el organismo, incluyendo los tegumentos y la piel.

   – Exceso de radiación solar, los rayos ultravioleta tipo C, pueden dañar la piel e inducir transformación maligna de algunas lesiones,…, si su exposición es prolongada y sin protección la piel sufre y «envejece» más rápidamente.

   – El hábito sedentario es otro de los males que nos envejecen, el cuerpo humano necesita movimiento para mantener su fisiología, su funcionamiento vital, el ejercicio físico promueve la circulación, estimula el sistema inmunitario, tonifica los músculos, mantiene las articulaciones activas,…, entre otros efectos,.. también influye en la piel y su aspecto.

Además de estas premisas de vida saludable, la cirugía estética puede ayudar también a mantener la piel joven y frenar los estragos que el paso del tiempo ocasiona en ella.

Las técnicas de medicina estética más habituales, las que a diario aplicamos en la consulta y tienen un efecto «rejuvenecedor» en la piel son fundamentalmente:

   – El ácido hialurónico: se trata del tratamiento más extendido porque tiene un efecto inmediato, controlado y no tiene contraindicaciones.  Se trata de un producto que potencia la hidratación de la piel, puede aplicarse a diferentes niveles de profundidad para obtener un efecto más o menos voluminizador.  Existen diferentes grados de reticulación del ácido hialurónico y se aplica para tratar desde las pequeñas líneas de expresión,… hasta los surcos profundos o pérdidas de volumen en determinadas áreas faciales.

También permite conseguir aumentar el volumen de los labios, o matizar los pómulos,…etc, en función de la necesidad de cada paciente.   

   – La toxina botulínica, más conocida como bótox, es otro de los recursos estéticos más eficaces, actúa bloqueando la contracción de una pequeña área del músculo que con su contracción arrastra la piel y produce «arrugas» o «líneas de expresión» que marcan el rictus de enfado o envejecimiento que las pacientes nos cuentan.  Este tratamiento debe su éxito al rápido efecto tras su aplicación, suele aplicarse especialmente en el tercio superior facial,  para reducir las «patas de gallo», las líneas frontales excesivas o las «arrugas» del entrecejo.

    – El plasma rico en plaquetas, es un inductor del colágeno, estimula producción de fibrina y colágeno en la piel, con ello favorece su elasticidad, mantiene su tono y previene la flaccidez, mejora la tersura dando un aspecto más luminoso a la piel.

    – Los complejos vitamínicos sobre la dermis, técnica de mesoterapia que permite infiltrar activos para estimular el metabolismo de la piel, mejorando su aspecto y aportando hidratación y nutrición.

Además de lo expuesto, podemos recurrir a la Cirugía Plástica, cuando el envejecimiento ya nos marca mayor afectación y se suman otros aspectos como descolgamiento, exceso de piel, bolsas de grasa en los párpados, lipomatosis submentoniana (conocido como papada), entre otros procesos,… que requieren una acción más contundente, técnicas como blefaroplastia, lifting, liposucción,….etc.

Las técnicas de prevención y los tratamientos locales tratando problemas cuando aún no son muy marcados, y bajo el consejo del cirujano plástico, generalmente mantienen la piel más joven y, aunque no podemos parar el envejecimiento, si podemos ralentizar el proceso en muchas ocasiones.  

Hábitos saludables y ayuda profesional, paciente y cirujano forman equipo. 

Categorías
Uncategorized

¿Puede prevenirse la flaccidez cutánea? Acido hialurónico, mesoterapia, plasma rico en plaquetas ¿Cómo actúan sobre la piel?

¿Puede prevenirse la flaccidez cutánea? Acido hialurónico, mesoterapia, plasma rico en plaquetas ¿Cómo actúan sobre la piel?

El verano está pasando y pronto dejaremos atrás los días de vacaciones que generalmente se asocian a descanso, playa, sol, tranquilidad, pronto pasamos al ajetreo, madrugar, etc., Ese tono bronceado que tanto favorece y esas pequeñas, sutiles, casi imperceptibles líneas de expresión que apenas se notan pero que ahí están.   A partir de cierta edad se va notando que la piel pierde firmeza y aparece la flaccidez  ¿Hay algo que podemos hacer para prevenir estos signos de envejecimiento?

La naturaleza propia de cada piel viene determinada por la genética, y en eso poco podemos influir, sin embargo hay factores externos que podemos modificar:

-La exposición solar: merece un capítulo aparte, está comprobado que la radiación ultravioleta solar modifica las células cutáneas, y acelera el envejecimiento de la piel, tomar el sol con protección previene estos efectos dañinos.

-La alimentación: la piel se renueva constantemente, se necesitan vitaminas, minerales que favorezcan este metabolismo, estos elementos se encuentran fundamentalmente en las frutas y verduras, frutas rojas, anaranjadas, ricas en vitamina A, y los vegetales ricos en ácido fólico, son entre otros alimentos esenciales para mantener la piel en buen estado.

-Evitar agentes como el tabaco, alcohol, y otros tóxicos que disminuyen la oxigenación tisular, pueden producir carencias, alteraciones metabólicas, etc.

-Hábitos higiénicos, descanso adecuado, etc. Descansar, hacer ejercicio, evitar jabones agresivos, etc

Siguiendo todos estos consejos podemos prevenir, pero cuando la flaccidez aparece, la dermis de la piel pierde su densidad de colágeno y parte de la elasticidad dando un aspecto laxo, que afecta sobre todo a las zonas cervical, tercio inferior de la cara y los párpados. 

¿Puede tratarse la flaccidez?

Podemos hacer varias tratamientos que mejoran el aspecto de la piel fláccida, estos procedimientos son también preventivos de su avance, los más habituales:

ACIDO HIALURÓNICO: es una sustancia que se inyecta en las líneas de expresión o en los surcos más marcados, como los nasolabiales, tiene la propiedad de retener el agua a su alrededor, por ello proporciona un aspecto de piel hidratada y tersa.  Es muy eficaz en surcos profundos, el resultado es inmediato tras el tratamiento, y su aplicación es muy cómoda para el paciente.

MESOTERAPIA CON VITAMINAS Y ÁCIDO HIALURÓNICO: este tratamiento tiene un extra de estimulación de la piel, fomentando la producción de colágeno, a la vez que aporta efecto relleno por la proporción de ácido hialurónico fluído que atenúa las pequeñas líneas de expresión.  Suele aplicarse en el labio superior (“código de barras”), y en el canto externo de los párpados (“patas de gallo”).

PLASMA RICO EN PLAQUETAS:  es un tratamiento novedoso que se basa en la bioestimulación autóloga, se trata de infiltrar en la dermis del paciente un extracto de plasma rico en plaquetas.  Las plaquetas son células muy ricas en factores de crecimiento tisular, y cuando se infiltran en la dermis inducen la producción de fibrina y colágeno que mejoran la elasticidad cutánea, y el grosor de la dermis, con todo ello mejoran la flaccidez.

Existen otros procedimiento más agresivos como los hilos tensores de polidiaxona que se colocan bajo la dermis o el tejido celular subcutáneo para tensarla, con el paso del tiempo el hilo se va reabsorbiendo, en algunos casos puede producir fibrosis local.

La cirugía es el tratamiento más contundente para eliminar las arrugas y la flaccidez en determinadas áreas, como la cervical. Se trata del lifting cervical, medio facial o del tercio superior facial, es una cirugía bajo anestesia general y proporciona resultados duraderos.

Actualmente los tratamientos más conservadores son los más demandados, porque previenen, tratan, se aplican en la consulta, son indoloros, cómodos y menos costosos que la cirugía. 

A modo de resumen podemos concluir que el mejor tratamiento es la prevención, y que cuanto antes empecemos a cuidar nuestra piel más hermosa y joven lucirá.