Categorías
Uncategorized

Evolución clínica tras un aumento de pecho o mamoplastia de aumento.

Evolución clínica tras un aumento de pecho o mamoplastia de aumento.

Las pacientes que se someten a una cirugía de aumento deben saber que tras la intervención van a observar cambios en la forma de su pecho a lo largo de un tiempo, hasta que finalmente se estabiliza y se muestra el resultado final. 

La información detallada de su cirujano plástico, anticipándose a las preocupaciones de cada paciente y valorando los cambios en cada momento, es fundamental en la cirugía de aumento mamario. 

Es importantes que el entorno de la paciente (familia, amistades, pareja) entienda también estas fases de cambios. Conocemos entornos «impacientes» que, sin pretenderlo, en lugar de ayudar, angustian y dificultan la evolución por exceso de preocupación, sobreprotección y miedos propios. El cirujano también puede ayudar en estos casos, con información y templanza. 

Estos cambios físicos, podemos clasificarlos en tres periodos: 

1. POSTOPERATORIO INMEDIATO: 

Esta comprendido entre el día de la intervención y el séptimo día aproximadamente. 

En este periodo la paciente sale del hospital a su domicilio, los primeros 2 días puede tener dolor en el pecho, aunque lo más habitual es que le moleste la espalda, ya que se tiende a mantener una posición «antiálgica» que induce la contractura de los músculos paravertebrales y es la queja más frecuente de las pacientes sometidas a aumento mamario: «me duele la espalda»

En esta fase se recomienda tomar un tratamiento analgésico pautado cada pocas horas, para controlar el dolor. El reposo de las extremidades superiores también es importante, evitar impulsar el cuerpo con el apoyo de los brazos, evitar cambios de postura rápidos, no cargar peso, son las recomendaciones habituales. 

La paciente sale de la intervención con un vendaje que mantiene protegido el pecho, ese vendaje se sustituye por un sujetador tipo «deportivo» que permite mantener el pecho en posición. En esta fase la paciente puede estar sorprendida por el aspecto inflamado y alto del pecho, los pechos pueden palparse «duros» o parecer «morados», es todo transitorio y su cirujano plástico seguramente le habrá explicado que se trata únicamente de una fase temprana. 

2. POSTOPERATORIO MEDIO: 

Estaría comprendido desde la primera semana hasta el tercer o cuarto mes (variable según el paciente)

Esta fase viene definida por el «asentamiento» de los implantes mamarios, las prótesis mamarias necesitan de un tiempo para su asiento, para que el tejido que las envuelve vaya creando una “envoltura” fisiológica denominada cápsula periprotésica que la cubre, la inflamación remite completamente y la herida quirúrgica se va haciendo menos visible.

La palpación del pecho en esta fase se va volviendo gradualmente más blanda, la orientación del pezón también adquiere mayor naturalidad, la forma del pecho se vuelve más definida y el espacio intermamario también se marca más estético.

Algunas pacientes utilizan una banda elástica torácica (por recomendación de su cirujano plástico) para mejorar la posición del pecho. Esta banda puede usarse por unas horas al día, durante un periodo variable.

¿Es necesario hacer masajes tras el aumento de pecho?

Los masajes sobre el pecho operado pueden estar indicados en determinadas pacientes, su cirujano plástico se lo indicará si es necesario.  Algunas pacientes consultan sobre los masajes porque han leído sobre ello en internet, y es cierto que algunos tipos de implantes, por ejemplo, los implantes mamarios lisos, como no se adhieren al tejido circundante pueden precisar masaje tras su implantación.  

En general, en los implantes mamarios texturizados, o rugosos, se adhieren a los tejidos y no es necesario, es más, el masaje profundo, puede incluso ser contraproducente y provocar derrames internos.  Siga siempre el consejo de su cirujano plástico.

3. POSTOPERATIO TARDÍO

A partir del 4º mes hasta el año tras la mamoplastia de aumento, la paciente disfruta de su resultado. El resultado definitivo se va definiendo por completo y puede realizar todo tipo de actividades deportivas, incluso ejercicios de musculación. 

Las pacientes intervenidas de aumento mamario, están generalmente muy satisfechas con esta cirugía, están contentas con su nuevo aspecto y suelen comentar “tenía que haberlo hecho antes”, o “me ha cambiado la vida”. Decir que un aumento de pecho cambia la vida puede ser una afirmación exagerada, aunque si es cierto que en muchos casos cambia la seguridad sobre la imagen corporal que algunas mujeres tienen, y ganar seguridad les cambia para bien la actitud.

Si buscas mejorar tu pecho, y ganar ese “puntito” de seguridad no dudes en consultar con un buen cirujano plástico que pueda aconsejarte. En la Clínica de laDra. Elvira Elena Sorando (Cirugía Estética Salamanca), estudiamos tu caso para ayudarte a verte bien.

Categorías
Uncategorized

Recuperación tras el aumento de pecho o mamoplastia de aumento.

Recuperación tras el aumento de pecho o mamoplastia de aumento.

Los avances en anestesiología y cirugía plástica permiten actualmente realizar intervenciones como el aumento de pecho con mínima agresividad farmacológica y con recuperación postoperatoria más cómoda para las pacientes. 

¿Cómo es la anestesia en el aumento mamario?

Hace unas décadas existían, en líneas generales, dos tipos de anestesia: general y local. Realizar una cirugía mamaria obligaba a las pacientes a pasar por un proceso de recuperación que cursaba habitualmente con muchas molestias e inestabilidad, entre otros síntomas y obligaba a alargar su estancia hospitalaria. 

Este proceso ya no es así, afortunadamente contamos con mejores recursos farmacológicos y tecnológicos que permiten monitorizar a la paciente durante su anestesia, valorando el grado de profundidad anestésica en todo momento. Ello supone que la recuperación postoperatoria es mucho más cómoda y rápida que en tiempos pasados. 

La anestesia que normalmente se precisa para realizar un aumento mamaria, es anestesia general, o la sedación profunda, aunque no suele ser necesario «intubar». Existen dispositivos menos invasivos, como la mascarilla laríngea que, al no invadir la vía aérea, facilitan el proceso y la recuperación tras la intervención. 

¿Cuánto tiempo tengo que estar ingresada tras un aumento mamario?

Tras la intervención de aumento mamario, la paciente permanece monitorizada durante el tiempo de «despertar», es el tiempo que transcurre desde que sale del quirófano hasta que está plenamente consciente. Sus constantes hemodinámicas: tensión arterial, frecuencia cardíaca y oximetría, son registradas por el equipo médico y de enfermería. 

Tras esta primera fase, la paciente va mejorando su estado clínico y se inicia la tolerancia de alimentación oral, primero con líquidos y luego con dieta blanda. Las pacientes se van encontrando mejor y, cuando su recuperación lo permite, se les da el alta (generalmente al final de la intervención) para continuar la recuperación en su entorno familiar, siempre con contacto directo con su cirujano plástico. En el caso de la Dra. Elvira Sorando (Cirugía Estética Salamanca), llamamos a la paciente para valorar cómo va evolucionando, y la paciente tiene el teléfono directo para consultar cualquier incidencia. 

¿Hay que tomar muchas medicinas tras una operación de aumento de pecho?

Hay que seguir las recomendaciones del cirujano plástico, normalmente es necesario tomar un antibiótico por un periodo de una semana, analgésicos pautados cada cierta hora (le indicará su médico por escrito) y posiblemente también algún fármaco antiinflamatorio. En algunos casos puede ser necesario tomar otros tratamientos para problemas concretos, como suplementos de hierro, laxante (en casos de estreñimiento) o un relajante muscular si apareciera contractura muscular. 

¿Cuánto tiempo de reposo es necesario tras el aumento de pecho?

La paciente operada de aumento de pecho es una paciente operada, pero sana, no es una paciente enferma, por ello su recuperación suele ser bastante rápida. Se recomienda guardar reposo relativo los primeros 5-7 días. La paciente operada tiene la recomendación de caminar desde el primer día de la intervención, paseos cortos y frecuentes; estar postrada en la cama o en el sofá retrasa la recuperación y puede suponer contracturas de la espalda u otros dolores musculares. 

Pasa la primera semana, tras el aumento de pecho, la paciente puede ir reanudando gradualmente sus actividades, evitando movimientos de las extremidades superiores o cargar peso. En esta fase la paciente generalmente tiene el pecho vendado, este vendaje se sustituye por un sujetador tipo deportivo, sin aros, que mantendrá durante 24 horas al día, durante el primer mes. 

¿Cuándo se puede hacer vida normal tras un aumento de pecho?

A las 3 semanas después de la intervención de mamoplastia de aumento, el 90% de las pacientes pueden hacer su vida normal, con las actividades que realizaban anteriormente a la operación. 

Excepciones: pacientes muy deportistas, que trabajen en actividades de mucha exigencia física o que carguen peso pueden necesitar un periodo mayor de reposo relativo. Estas especificaciones se las irá indicando su cirujano plástico. 

¿Cuándo se puede conducir tras hacerse un aumento de pecho?

Normalmente se puede conducir en 7 ó 10 días, aunque esta afirmación es muy relativa, por que no es lo mismo conducir un recorrido corto que un viaje largo. 

Tampoco es igual recoger a los niños del colegio que cargar el maletero o montar una sillita de bebé. Como en cualquier actividad, se aplica el sentido común. 

¿Cuánto tiempo hay que esperar para tener relaciones sexuales tras un aumento mamario?

Esta pregunta también es habitual en la consulta. La pacientes se encuentran bien tras la intervención de mamoplastia, se recuperan rápido y quieren cuanto antes volver a recuperar su vida sexual. La recomendación es evitar presionar el pecho por que puede doler o lesionar la herida quirúrgica, lo prudente es esperar hasta que se hayan retirado los puntos de sutura y no haya inflamación en el pecho. Al menos 2 semanas, puede ser un plazo razonable. 

¿Cuántas consultas de revisión son necesarias tras el aumento de pecho?

Las revisiones en consulta deben ser «las necesarias» en cada paciente. Lo normal es revisar en la primera semana, al primer mes, a los 3 meses y al año. Sobre esta base pueden modificarse si fuera necesario. En la Clínica de la Dra. Elena Sorando (Cirugía Estética Salamanca) mantenemos el criterio de ofrecer una atención cercana y personalizada al servicio de cada paciente. Si necesitas cualquier información, consulta con nuestros especialistas. 

Categorías
Uncategorized

La intervención de aumento de pecho o mamoplastia de aumento

La intervención de aumento de pecho o mamoplastia de aumento

Mamoplastia de aumento, es el término médico para el aumento de pecho, esta intervención incluye varias técnicas, cuyo objetivo es aumentar el volumen mamario. Existen muchos aspectos clínicos y técnicos en esta cirugía: deseos de la paciente, forma física, características de su piel, músculos, glándula, entre otros.

¿Cómo se realiza el aumento de pecho?

  • Las técnicas más habituales de aumento de pecho, están basadas en la implantación de prótesis mamarias o implantes mamarios, que se colocan en la zona pectoral para realzar el pecho.

  • Otra técnica para aumentar el volumen del pecho utiliza la grasa de la propia paciente, se denomina “lipofilling” (término que significa relleno con grasa). Esta técnica más reciente permite pequeños aumentos mamarios, no consigue grandes volúmenes porque no toda la grasa implantada se integra en el pecho.

  • Técnicas combinadas o mixtas: utilizan los dos métodos,  implantes mamarios + grasa propia, estás técnicas están más indicadas en pacientes que presentan pechos con alguna deformación como, por ejemplo, las mamas tuberosas, o en pechos asimétricos, requiere una indicación específica.

La indicación de una u otra técnica de aumento mamario depende de las características clínicas – anatómicas de la paciente, de la forma y consistencia de su pecho, de las expectativas de la paciente y de la experiencia del cirujano plástico.

¿Cómo son las prótesis mamarias?

Las prótesis de mama han ido evolucionando y mejorando a lo largo del tiempo. Los implantes mamarios actuales poco tienen que ver con los utilizados hace 3 décadas.  Han mejorado en varios aspectos:

– Composición de las prótesis mamarias:

Los implantes mamarios están compuestos de una cubierta y un contenido.  El contenido de las prótesis mamarias más habitual en nuestro medio es el gel cohesivo de silicona (prótesis de gel cohesivo de silicona), este gel puede tener densidad baja, media y alta:

o    Las bajas densidades de gel aportan al pecho un tacto más suave.

o    Las altas densidades de gel suponen mayor proyección de la mama.

La cohesividad del gel aporta la ventaja de “no dispersión” en caso de rotura.  Otros implantes tienen como contenido suero salino (implantes salinos), si se produjera una fuga del mismo se reabsorbería directamente. Su estabilidad en el tiempo es menos predecible.

La cubierta de los implantes normalmente está compuesta de varias capas de silicona, o poliuretano, tratada para aportar una superficie lisa o superficie texturizada (rugosa).  Este grado de rugosidad aporta al implante mamario cierta capacidad de adherirse al tejido con el que contacta, puede ser microtexturizada, nanotexturizada o macrotexturizada (según el grado de rugosidad).

Forma de los Implantes mamarios.

Actualmente y en líneas generales, existen varias formas de implantes mamarios:

o    Implantes mamarios redondos: ésta es la forma más clásica, y su denominación de “prótesis redonda” lleva a cierta confusión, porque induce a pensar en una esfera o una bola y en realidad la define una base redonda y una superficie redondeada.

o    Implantes mamarios anatómicos, en estos implantes se puede elegir el diámetro de altura y anchura de la prótesis mamaria, muy útil en pacientes con torso largo,  corto, o perímetros torácicos más diversos.   Estos implantes tienen forma de “lágrima” o “gota”, simulan la forma natural de una mama.

o    Implantes mamarios ergonómicos, otro paso más en busca del aspecto más natural del pecho operado, estos implantes cambian de forma con los movimientos de la paciente, debido a la consistencia de su gel. Tienen base redonda pero su proyección cambia con el movimiento del cuerpo.

Proyección de los implantes mamarios:
Este parámetro se refiere a la convexidad de las prótesis mamarias. Según las marcas, generalmente se clasifican en proyección baja, moderada y alta (low, médium y high profile).

¿Se utilizan drenajes en el aumento mamario?

Los drenajes son unos dispositivos en forma de “tubo” conectado a un colector que permiten recoger líquidos de sangrado o seroma tras una cirugía en general.  El aumento de pecho es una intervención donde normalmente no colocamos drenaje, salvo que sea necesario.

¿Cómo es la cicatriz en el aumento mamario?

Las pacientes que quieren realizarse un aumento de pecho preguntan por el tipo de cicatriz, y los cirujanos responden explicando el tipo de incisión. Efectivamente, para colocar los implantes mamarios hay que hacer algún tipo de abordaje o puerta de entrada. Los más habituales son:

–    Incisión submamaria – cicatriz submamaria: está localizada en el surco submamario, debajo del pecho, en esta zona se esconde muy bien la cicatriz, y el acceso directo al plano pectoral permite colocar el implante sin tocar la glándula mamaria.

–    Incisión periareolar – cicatriz periareolar: en este caso la incisión se sitúa en el borde de la areola, justo en el margen donde la areola cambia de color. Este límite permite esconder la cicatriz, y está indicada en pacientes que tienen areolas de un tamaño medio o grande, con margen pigmentado bien definido. Para introducir el implante mamario el cirujano plástico tiene que “apartar” la glándula mamaria para acceder al plano adecuado.

–    Incisión axilar – cicatriz axilar: la incisión axilar se traza en el pliegue axilar, expone el músculo pectoral, desde ese acceso se separa el tejido que alojará el implante mamario hasta las zonas pectorales más inferiores y mediales.

¿Se nota la cicatriz tras el aumento de pecho?

Algunas pacientes temen que la cicatriz tras operarse el pecho sea muy visible, desde nuestra experiencia dilatada en cirugía mamaria en la Clínica de la Dra. Elvira Elena Sorando (Cirugía Estética Salamanca), podemos asegurar que la mamoplastia de aumento es posiblemente la intervención que menor cicatriz deja, son mínimamente visibles. Si necesitas despejar cualquier duda que te haya surgido o comprobar cómo apenas se perciben estas cicatrices, en nuestra clínica podrás informarte sin ningún compromiso.

Categorías
Uncategorized

Preoperatorio en el aumento de pecho, ¿En qué consiste?

Preoperatorio en el aumento de pecho, ¿en qué consiste?

El aumento de pecho, como cualquier intervención quirúrgica exige un estudio preoperatorio básico para garantizar la seguridad de la paciente.  Este estudio preoperatorio consta de unos pasos obligados y otros más específicos para casos concretos.

¿Con cuánto tiempo de antelación hay que hacerse la analítica preoperatoria?

La analítica preoperatoria básica para realizar una mamoplastia, consiste en un análisis de sangre que revisa los parámetros básicos de bioquímica, hemograma y estudio de coagulación.

En pacientes sanas, sin antecedentes de enfermedad basal, tiene una validez de al menos 3 meses, por lo que puede realizarse hasta 3 meses antes de la intervención de aumento de mamas. Esta prueba debe realizarse en ayunas, y puede detectar patologías subclínicas, como anemias, o alteraciones de la coagulación que en algunos casos pueden tratarse antes de la intervención o en otras pacientes pueden obligar a aplazar o suspender la intervención.

¿Es necesario hacer radiografías y/o electrocardiograma?

Estas pruebas diagnósticas completan el resultado en algunas pacientes, pero no siempre son necesarias. 

  • El electrocardiograma siempre se realizará cuando la paciente tenga patología cardíaca de base (arritmias, valvulopatías, cardiopatía isquémica, entre otras) 

  • La radiografía de tórax es una prueba reservada para pacientes con problemas respiratorios crónicos activos (bronquitis crónicas obstructivas, enfisema, entre otras).

Las pacientes que tienen antecedentes médicos de enfermedad crónica tienen que aportar los informes del especialista que las trate, para valorar si existe alguna contraindicación para el aumento mamario.

¿Es obligatorio realizar ecografía mamaria antes de realizarse un aumento mamario?

En los casos en los que las pacientes tengan antecedentes personales de patología mamaria como mastopatía fibroquística o fibroadenomas mamarios, se recomienda aportar la ecografía mamaria o la mamografía reciente. En el caso de las ecografías mamarias (prueba completamente inocua) puede repetirse si el estudio es muy antiguo o hay variaciones clínicas.

¿Qué tengo que preparar antes de la operación de aumento de pecho?

Es muy recomendable “preparar la piel” para mejorar su elasticidad e hidratación antes de la operación mamaria. Suele recomendarse alguna crema que contenga aceites esenciales, como aceite de rosa mosqueta, los días previos al aumento de pecho. También pueden prevenirse las estrías en los casos de gran distensión si los implantes son muy voluminosos.

Otras cremas o preparados con Vitamina K pueden ayudar a prevenir la equimosis, los “morados”, aunque en el aumento mamario no son tan habituales como en intervenciones quirúrgicas faciales (blefaroplastia, lifting o rinoplastia).

Puede ser útil también tener preparada la medicación que previsiblemente va a necesitar tras la operación de aumento mamario (antibióticos y analgésicos) que su cirujano plástico le puede prescribir de antemano.

¿Qué se recomienda realizar el día anterior a la operación de aumento de pecho?

El día anterior a cualquier intervención, la paciente ha de procurar estar lo más tranquila posible, descansar bien, dormir bien y guardar las horas de ayuno recomendadas por el anestesista (normalmente entre 6 – 8 horas).

Tomar algún sedante suave o relajante muscular al acostarse la noche previa a la operación, es una recomendación habitual, para ayudar a descansar y evitar tensión muscular.

Prepararse para la intervención implica retirar todos los elementos metálicos tales como piercings o pendientes que contactan con la piel, también retirar manicura permanente o aplicaciones plásticas artificiales que cubran las uñas completamente. Estos elementos dificultan la monitorización de la paciente en todo el entorno perioperatorio, es imprescindible retirarlos antes de acudir al quirófano, no esperar al último momento, justo antes de entrar, así evitamos olvidos y/o precipitación.

La ropa que la paciente puede llevar tras la operación de aumento de pecho tiene que prepararse también pensando que no puede ser ajustada, tiene que vestirse sin levantar los brazos, ropa cómoda, amplia y fácil de colocar sobre un vendaje.

El cirujano plástico, antes de iniciar la operación de aumento de pecho, marca sus referencias sobre la piel de la paciente, para facilitar ese marcaje la paciente no debe aplicarse crema corporal el día de la intervención, acudir al quirófano con la piel limpia, seca y sin perfumes ni maquillaje.

¿Puedo ir sola a operarme el pecho?

El aumento de mamas es una intervención muy controlada, protocolizada y de mínimo riesgo, y como en cualquier cirugía recomendamos a la paciente venir acompañada de una persona de confianza, un familiar, un amigo/a. Si por circunstancia personales o familiares la paciente no puede venir acompañada es imprescindible dejar un teléfono de alguien cercano.

Si bien es recomendable contar con un acompañante, no beneficia llenar la habitación de una paciente recién intervenida con visitas continuas que, aunque tengan intención de ayudar, pueden incomodar a la paciente y perjudicar su recuperación inmediata.

¿Es muy complicada la preparación para la operación de aumento de pecho?

Esta es la pregunta habitual y la respuesta es: la preparación para realizarte un aumento de pecho es necesaria, segura y sencilla. Los análisis y consulta que se realizan antes de una mamoplastia hacen que el aumento mamario sea una operación muy segura.

 Si te gustaría operarte, pero te frena la idea de que tienes que hacerte pruebas y acudir a consultas preoperatorias, piensa que el trabajo del cirujano plástico y del anestesista tienen como objetivo tu seguridad, y es mucho más fácil de lo que imaginas. Hay cirujanos plásticos como la Dra. Elvira Elena Sorando (Cirugía Estética Salamanca), que facilitan el proceso a cada paciente.

Categorías
Uncategorized

La información sobre el aumento de pecho

La información sobre aumento de pecho

La decisión de someterse a un aumento de pecho es un paso importante que requiere de información fiable y especializada, porque existen muchos factores a considerar antes de esta operación.

¿Cómo calcular el volumen de los implantes?

En primer lugar, la paciente tiene que explicar abiertamente qué quiere conseguir con la intervención: “quiero aumentar un poco el volumen del pecho pero que no se note demasiado”, o “quiero aumentar todo lo que se pueda, ya que me opero que se note”. Estos dos ejemplos son consultas típicas, también es habitual que las pacientes propongan cuántas tallas de sujetador quieren aumentar.

El cirujano plástico, normalmente habla en términos de centímetros cúbicos o gramos refiriéndose a los implantes, mientras que las pacientes hablan de tallas de sujetador, hay que buscar un “lenguaje común” para poder encontrar el implante que va a proporcionar el volumen deseado.

En el mercado existen programas informáticos de “simulación” de resultados final, basados en parámetros iniciales, o en fotografías del pecho inicial, que procesan estos datos y proyectan una imagen en 3D de como se vería la paciente con uno u otro determinado volumen y forma de implante.  Estos programas pueden orientar y desorientar a la vez, porque si bien muestran virtualmente los resultados posibles, su previsión no siempre se ajusta a la realidad. Existen otros muchos factores no cuantificables que influyen directamente en el resultado final, por ejemplo: 

  • Flexibilidad de la piel 

  • Estado muscular 

  • Comportamiento del implante en movimiento

  • Posturas y hábitos de cada paciente, entre otros.

Otra posibilidad de simulación menos efectista, consistiría en utilizar prótesis de diferentes volúmenes para probar directamente a la paciente, utilizando un sujetador de tejido suave y liso. Este sistema permite predecir el aspecto o proyección probando volúmenes diferentes. Tiene la ventaja de permitir sentir a la paciente su peso real, y acercarse bastante al comportamiento de los implantes con los movimientos, aunque su precisión no es del 100 %.

Con todo ello podemos deducir que los factores más importantes para decidir el volumen de los implantes mamarios, o prótesis mamarias, son:

  • Los deseos de cada paciente 

  • La experiencia del cirujano plástico 

¿Ayuda a decidir ver fotos del “antes y después”?

Efectivamente, ver fotos de pacientes antes y después de su operación, ayuda a las pacientes a ver cómo puede quedar una cicatriz, o una forma u otra de implante mamario, aunque debe explicarse claramente que el aumento de pecho es una intervención sobre una persona, con unos tejidos vivos, con características individuales y que el resultado final puede ser diferente al de otra paciente utilizando los mismos implantes mamarios. Es importante tenerlo muy en cuenta.

Todos los cirujanos plásticos estudian las proporciones anatómicas de sus pacientes, miden contornos, distancias, bases y alturas, también toman fotografías en diferentes posiciones, incluso vídeos. Con todo ello se pretende planear la intervención de la manera más precisa posible, para ofrecer el mejor resultado con el menor riesgo posible.  Esta forma de trabajo tan exhaustiva en algunas pacientes genera ansiedad y se generan preguntas como ¿es necesario hacer tantas fotos? ¿dónde van a parar mis imágenes? Debe quedar claro que esta metodología de trabajo es imprescindible en cirugía plástica y cirugía estética, las imágenes se tratan con la máxima garantía, sirven para preparar la intervención, y valorar la evolución clínica tras la intervención, ver los cambios clínicos a lo largo del tiempo, es un material imprescindible en cirugía plástica, junto con la historia clínica.

¿Cuánto cuesta normalmente la consulta con el cirujano plástico?

Esta es otra pregunta muy habitual entre las posibles pacientes. Actualmente en cirugía estética mamaria, concretamente en el aumento de pecho, la primera consulta suele ser gratuita, como es el caso de la clínica de la Dra. Elvira Elena Sorando (Cirugía Estética Salamanca), donde puedes concertar tu cita sin compromiso.

Primera consulta gratuita significa que ese primer contacto médico informativo, donde se valora a la paciente y se le orienta sobre su aumento de pecho, teniendo en cuenta sus circunstancias clínicas y sus expectativas. Debe ser realizada por un Cirujano Plástico, por eso se llama consulta médica. En esto existe mucha confusión, porque algunos centros informan a las pacientes a través de otros profesionales no médicos, se trataría por tanto de información comercial y no de una verdadera primera consulta médica gratuita.

Algunos cirujanos plásticos, ofrecen esa primera consulta condicionando el pago, es decir, cobran inicialmente y si la paciente decide operarse, le devuelven el coste de esa consulta.  

¿Qué marca de implante mamario es la mejor?

Los implantes mamarios utilizados en el aumento de pecho son dispositivos médicos que requieren unos visados sanitarios muy reglamentados.  
En nuestro medio, Europa, es la agencia europea del medicamento el principal organismo regulador, y en España su equivalente, la agencia española del medicamento, emiten el certificado de autorización para garantizar que un implante mamario cumple con los requisitos sanitarios necesarios para su uso en cirugía.

Podemos clasificar los implantes mamarios, según diversos criterios, a modo de síntesis esquemática pueden describirse:

1.    Tipos de implantes mamarios según su cobertura externa: 

a.    Implantes mamarios de cobertura LISA, prótesis lisas. 
b.    Implantes mamarios de cobertura RUGOSA o TEXTURIZADA, prótesis rugosas, estos implantes pueden ser de textura o rugosidad mayor o menor, es decir microtexturizados o nanotexturizados.

2.    Tipos de implantes mamarios en función de su contenido interior:

a.    Implantes mamarios de suero fisiológico
b.    Implantes mamarios de gel cohesivo de silicona

3.    Tipos de implantes mamarios según la cohesividad del gel que contienen:

a.    Una baja cohesividad ofrece un tacto más suave. 
b.    Una alta cohesividad ofrece una mayor consistencia: a mayor cohesividad, mayor densidad.

4.    Tipos de implantes mamarios o prótesis mamarias especiales, según su capacidad de adherencia a los tejidos:

a.    Las prótesis mamarias de poliuretano que se adhieren al tejido que las rodea como un “velcro” confiriéndoles una mayor estabilidad para casos clínicos especiales
b.    Los “implantes ligeros” de materiales como el borosilicato que consiguen volúmenes grandes de menor peso.

Esta gran diversidad de implantes, que el cirujano plástico conoce, se ofrecen a las pacientes en función de su particular circunstancia clínica. 

Personalizar el tratamiento es la base para conseguir un buen resultado, si estás pensando en realizarte un aumento de pecho, consulta con un cirujano plástico experimentado y cercano. En la Clínica de la Dra. Elvira Elena Sorando (Cirugía Estética Salamanca) nos centramos en ti. 

Categorías
Uncategorized

Todo lo que quieres saber sobre el aumento de pecho.

Todo lo que quieres saber sobre el aumento de pecho

La intervención de aumento de pecho ocupa el primer puesto en el ranking de cirugía plástica y estética en el mundo, según el reciente informe de la ISAPS (International Society of Aesthetic Plastic Surgery) supone el 15,8 % de todas las intervenciones de cirugía plástica.

En España, la mamoplastia también es la intervención de cirugía estética más solicitada. Esta intervención ha dejado de ser algo excepcional y, actualmente, tener el pecho en armonía con la complexión física, con apariencia atractiva, ha dejado de ser un lujo al alcance de minorías, la información, opciones de financiación y los deseos de verse mejor se imponen en la sociedad.

Se trata de una cirugía muy segura y con excelentes resultados.

Esta intervención, como cualquier operación, lleva un proceso que podemos estructurar en varias fases: Información, preoperatorio, intervención, recuperación, evolución y resultados.

1. Información sobre aumento de pecho:

Es el primer paso, normalmente las pacientes antes de pedir cita en la consulta del cirujano plástico buscan información en diferentes fuentes: internet, entorno social, medios gráficos.

Mucho hemos mejorado en este aspecto, ya que existe una aceptación social de este tipo de intervenciones que en otras épocas no se daba. Hace 30 años se operaban pocas mujeres y las que se operaban no lo contaban. Actualmente aumentar el volúmen del pecho es algo mucho más habitual y se habla abiertamente de ello, no se trata de ocultar, es más, incluso se produce el fenómeno contrario, se muestra en publicidad, redes sociales, etc.

Las búsquedas en internet sobre aumento de pecho, aumento mamario, prótesis mamarias, etc, suponen el mayor porcentaje de información para estas potenciales pacientes.

Pero ¿es realmente fiable todo lo que se publica en la red?

Existen sociedades científicas, profesionales como la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) o la AECEP (Asociación Española de Cirugía Estética y Plástica) que ofrecen información de calidad sobre cirugía estética y cirugía plástica, y sobre los cirujanos con formación certificada , expertos en estas intervenciones.

La mejor forma de informarse es siempre la consulta del cirujano plástico y la primera recomendación es consultar con varios especialistas para poder contrastar esta información y decidir qué cirujano plástico le merece su confianza. La cirugía estética es una especialidad quirúrgica donde cobra especial importancia la comunicación médico – pacientes , y es vital poder contar tranquilamente qué se busca, cómo quiere la paciente modificar su pecho, etc, así como transmitir por parte del cirujano cómo pueden o no cumplirse sus expectativas, resolver sus dudas, dar la seguridad de que le va a acompañar en este proceso de aumento mamario.

2. Preoperatorio

En esta etapa del proceso de aumento de pecho, se realizan las pruebas de laboratorio y estudios previos que sean necesarios para la intervención. 
 El estudio preoperatorio incluye siempre una analítica para comprobar con certeza que la paciente puede afrontar esta cirugía con garantía, sin riesgo. Pueden ser necesarias otras pruebas más específicas en función del historial médico de la paciente, pruebas como electrocardiograma, ecografía mamaria, mamografía, perfil hormonal, etc. Las pruebas deben ser valoradas por el cirujano plástico y por el anestesiólogo, ambos especialistas trabajan conjuntamente en esta etapa del proceso. 

Importante mencionar el papel del especialista en anestesiología y reanimación. El desempeño del anestesista, miembro del equipo quirúrgico, es clave en el éxito de cualquier cirugía, y también en las mamoplastias. La consulta de pre-anestesia permite conocer y valorar este punto, paciente y anestesista mantienen una entrevista donde se explica cómo va a realizarse. Las preguntas habituales como: ¿voy a sentir algo?  ¿cómo me voy a despertar?, que las pacientes plantean al anestesista deben tener cumplida respuesta.

El tiempo que transcurre entre la decisión de realizar la intervención y el día de la operación es para la paciente la etapa donde surgen todo tipo de dudas, miedos, ansiedades, preocupación, entre otras. Es habitual que las pacientes consulten con el cirujano todo tipo de cuestiones relativas al resultado final, la recuperación, las actividades que va a poder realizar, la talla del sujetador e incluso alguna paciente, ante tal avalancha emocional, se replantea su decisión llegando a aplazar o suspender la intervención. El cirujano plástico acompaña a la paciente dando respuestas a las cuestiones que su paciente le plantea.

3. Intervención para la mamoplastia de aumento.

El día de la intervención muchas de las pacientes lo viven como el momento de llegar a conseguir su objetivo esperado durante tanto tiempo. La mamoplastia de aumento o aumento de pecho es una intervención muy protocolizada y segura, dura aproximadamente 1 hora y se realiza generalmente bajo anestesia general.  

Aunque existen diferentes técnicas, la más habitual en nuestro medio se realiza mediante el implante de prótesis mamarias. Las prótesis pueden ser según su forma: 

–    Prótesis Anatómicas
–    Prótesis Redondas
–    Prótesis Ergonómicas

Los implantes mamarios están sujetos a una normativa sanitaria muy rigurosa, se someten a controles de resistencia – biocompatibilidad exhaustivos y los laboratorios ofrecen garantía de su calidad.
Los implantes pueden colocarse por diferentes incisiones. Las más frecuentes son: 

–    Incisiones vía submamaria
–    Incisiones vía periareolar 
–    Incisiones vía axilar

La elección de una u otra vía dependerá de varios factores: 

–    Preferencia de la paciente
–    Características clínicas – anatómicas
–    Decisión del cirujano plástico 

La cicatriz en el aumento de pecho, suele ser mínima y se “esconde” estratégicamente en estos lugares menos visibles.

Otras técnicas que también se aplican en determinados casos son la lipotransferencia o lipofilling basadas en la infiltración de grasa autóloga: grasa de la propia paciente extraída mediante liposucción o lipoaspiración, que tras un procesado de la misma (centrifugación, decantación, entre otros), se utiliza para aumentar el volumen de pecho.

Estas técnicas de lipoimplante – lipofilling, pueden indicarse como único método de aumento de pecho, o combinado con los implantes protésicos para corregir defectos de contorno o rellenar en una determinada zona del escote, o del polo inferior del pecho, generalmente.

El aumento de pecho con grasa propia permite conseguir aumentos discretos de volumen, y la consistencia del tejido es más blando que la que proporciona el implante mamario. Se puede conseguir aumentar una talla de copa, y el comportamiento a largo plazo es como el de la grasa de cualquier otra localización.

4. Recuperación después de la mamoplastia.

Este punto preocupa siempre a las pacientes, porque normalmente continúan con su vida laboral, social y familiar casi de inmediato y necesitan saber exactamente cuánto tiempo de reposo es el necesario para ello. 

Otros temas como el dolor, la higiene personal, la posición para dormir, qué ropa pueden llevar, entre otros, son consulta habitual en la paciente que se somete a un aumento de pecho.

Como norma general, tras la intervención, los primeros días la paciente debe o es recomendable:

–    Tomar analgésicos para evitar el dolor 
–    Evitar movimientos extremos de los brazos 
–    Evitar dormir lateralmente o en prono 
–    Esperar aproximadamente 3 semanas para hacer todas las actividades que la paciente hiciera habitualmente antes de operarse.

Hacer deporte, especialmente ejercicios de musculación, requiere un plazo mayor de recuperación, hay que esperar a que el músculo pectoral se recupere tras la distensión que supone colocar un implante debajo de sus fibras, se recomienda esperar aproximadamente 3 meses para realizar estas rutinas de aparatos para pectoral.

5. Evolución de la intervención de aumento de pecho

La evolución postoperatoria tras un aumento de pecho pasa por varias fases de progresión:

a. Postoperatorio inmediato: 
Dura aproximadamente 1 semana. En este tiempo la paciente suele llevar un vendaje y el pecho está inflamado, no muestra el contorno normal, puede verse elevado, con los pezones inflamados. Es importante informar a la paciente de que “este no es el resultado final”. Normalmente la paciente debe usar un sujetador especial tras retirar el vendaje postquirúrgico, y en ocasiones también una banda elástica torácica que permite posicionar adecuadamente el pecho.

b. Postoperatorio medio:
Puede considerarse hasta los 3 – 4 meses (dependiendo de cada paciente). En esta fase los implantes se van adaptando, se “asientan”, la inflamación desaparece, la cicatriz mejora, el pecho se palpa más blando y va adquiriendo “naturalidad”. Pueden notarse algunas molestias esporádicamente, que se resuelven por sí mismas evitando el ejercicio que las ha desencadenado.

c. Postoperatorio tardío: 
De los 4 meses hasta el año, en estos meses el resultado final se impone y la paciente “olvida” que se ha operado, integra la forma de su pecho como “suya” en su esquema corporal.

Estos plazos son referencias genéricas, cada paciente necesita su tiempo, algunas pacientes reanudan su trabajo “de oficina” en unos pocos días, otras requieren reposo laboral por más tiempo si en su actividad laboral realizan esfuerzo o cargan pesos, en la evolución clínica no hay normas fijas.

6. Resultados finales del aumento de pecho

El aumento de pecho es posiblemente la intervención más satisfactoria para las pacientes y para el cirujano plástico. Actualmente las pacientes hablan abiertamente de su operación y nos cuentan en consulta como ha cambiado su actitud ante muchas situaciones. 

La cirugía mamaria incluye infinidad de puntos de partida. Cada paciente es diferente y también las técnicas quirúrgicas. Así como los resultados dependen de muchos factores (el punto de partida, la anatomía, la paciente), sería un error entender la operación de aumento de pecho como “un producto”, algo que podemos “comprar” mostrando una foto del resultado esperado. Mostrar fotografías del resultado esperado puede ser útil para la paciente y para el cirujano como orientación, para conocer las preferencias de la paciente, en ningún caso puede asegurarse un resultado idéntico a una fotografía de otra persona, porque las características anatómicas, fisiológicas y personales de cada mujer son únicas

Hay diversidad de casos y cada mujer valora su aumento de pecho desde su perspectiva. Algunas cuentan cómo la intervención les ha devuelto su confianza tras recuperar la forma del pecho que tenían antes de haber tenido a sus hijos, otras han dejado atrás complejos de adolescencia por deformidad mamaria… Existen tantas historias como personas, pero gran parte de esas historias comparten las ganas de verse mejor o de tener un pecho en armonía con nuestro cuerpo. Si estás pensando en realizarte un aumento de pecho, consulta con un especialista cirujano plástico de experiencia. En nuestra clínica, Dra. Elvira Elena Sorando somos especialistas en cirugía mamaria y aumento de pecho. 

Categorías
Uncategorized

¿Dónde van las prótesis en el aumento de pecho?

¿Dónde van las prótesis en el aumento de pecho?

En la cirugía de aumento mamario, ya sea un aumento de pecho simple, o una mastopexia (elevación) con aumento, las pacientes se preguntan ¿dónde van los implantes? ¿cómo los coloca, Dra? y ésta es una buena pregunta.

Los implantes mamarios o prótesis mamarias se introducen en un «bolsillo» que crea el cirujano para alojar el elemento que consigue aumentar el volumen, la proyección y el contorno del pecho, la prótesis mamaria.

 

Existen distintos planos de colocación de los implantes:

1. Plano subglandular, está situado justo debajo de la glándula mamaria, encima del músculo pectoral, o cubierto por su fascia, se llama entonces «Subfascial». Este plano es técnicamente sencillo de  abordar, existe una delimitación anatómica entre la glándula y su asiento en planos profundos, por eso esta colocación evoluciona con un postoperatorio casi indoloro, y los resultados clínicos se pueden observar muy pronto.  

Tiene algún inconveniente, el más destacable es que los tejidos que cubren la prótesis pueden distenderse y esta relajación podría ocasionar desplazamiento, mostrar irregularidades evidentes en el contorno del pecho si la paciente es muy delgada y tiene (como suele ser frecuente poco espesor de glándula mamaria).

2. Plano subpectoral, o submuscular, este plano requiere «despegar» el músculo pectoral del plano profundo costal, esta separación se la realiza el cirujano con el instrumental preciso, delicadamente y con sus dedos respetando las estructuras anatómicas, y asegurando que no se produzca sangrado.  Se crea un «bolsillo» a medida del tamaño del implante y se coloca en la posición correcta.  

El postoperatorio de esta técnica puede suponer alguna molestia en los primeros días tras la intervención, tirantez, dolor localizado,… que se controla con analgésicos, vendaje y reposo de las extremidades. Las ventajas de este plano serían, su estabilidad, la cobertura completa y segura del implante hace más precisas las exploraciones clínicas y radiológicas (protocolos de prevención de patología mamaria,….etc.). La palpación del pecho es muy natural, incluso en paciente muy delgadas.

3. Plano Dual o Dual Plane: la parte superior del implante está debajo del músculo y la parte inferior está cubierta por la fascia muscular, dejaría la parte inferior sin  presión muscular, aportaría mayor naturalidad al contorno y previene posible compresión y/o desplazamiento de la prótesis en pacientes con músculos pectorales más desarrollados.

En la elección del plano de colocación del implante influyen muchos factores, tales como:

– Volumen y forma de la glándula

– Espesor y calidad de la piel

– Conformación anatómica del tórax

– Actividad física de la paciente

– Habilidad del cirujano

– Forma del implante

Todos éstos y otros factores los valora el cirujano plástico junto con la paciente para decidir el plano de implantación más adecuado a cada paciente.

Categorías
Uncategorized

¿Cuál es la mejor cicatriz en el aumento de pecho?

¿Cuál es la mejor cicatriz en el aumento de pecho?

La cicatriz en el aumento mamario es un tema frecuentemente discutido en la consulta de cirugía plástica. Es comprensible que las pacientes quieran conseguir el volumen del pecho deseado, sin tener que soportar una cicatriz visible que no pueda ocultarse con la ropa interior o la ropa de baño.

Estas consideraciones son importantes, y tenemos que valorar las opciones posibles en cada caso, con cada paciente, teniendo en cuenta la forma de su pecho, la calidad de su piel, el tono de su areola,…etc.

Cualquier intervención requiere lo que los cirujanos llamamos una “via de abordaje”, una “puerta de entrada” es decir una incisión,…., y dicha incisión se transforma inevitablemente en una cicatriz.  La calidad de la cicatriz dependerá de la técnica quirúrgica (sutura adecuada, tensión, respeto a los tejidos vivos,…,etc), pero también de las características de los tejidos de cada paciente lo cual no podemos cambiarlo, hay que estudiarlo previamente y tomar la elección mas adecuada.

Las incisiones para el aumento mamario generalmente se realizan en una de estas ubicaciones:

  • En el pliegue submamario, debajo del seno, justo en el propio pliegue o justo por encima del mismo (inframamario)

  • Alrededor del perímetro de la areola, parcial o total (periareolar)

  • A través de la axila (transaxilar)

La ubicación de la incisión la decide conjuntamente  la paciente con su cirujano, dependiendo de la anatomía de la paciente, de los implantes y la preferencia de la paciente bien informada.

Vamos aportar algunas ventajas e inconvenientes de una u otra localización de las incisiones,… heridas quirúrgicas,… y finalmente cicatrices.

1.  Vïa inframamaria: es visible en las primeras fases postoperatorias, con el paso del tiempo va mejorando su apariencia y como queda incluida en el surco submamario apenas se ve tras unos meses. Permite implantar prótesis de volúmenes mayores. Inconveniente: puede molestar al principio cuando se utilicen sujetadores con aros, por ello se recomienda esperar 2 meses antes de usarlos. 

2.  Vïa periareolar: queda camuflada en la transición de color de la areola a la piel del resto del pecho. En las pacientes de piel morena, con areolas oscuras y bien delimitadas la cicatriz llega a ser apenas perceptible. Inconvenientes:  cuando la paciente tiene una areola sin margen nítido,…, puede resultar difícil esconder la cicatriz, la vía areolar depende también del perímetro de la areola, y en pacientes con areola pequeña,…,  puede quedar limitado el volumen de los implantes que puedan colocarse. También esta zona tiene mayor cantidad de terminaciones sensitivas,…, y la sensibilidad puede afectarse tras la cirugía.

3. Vía axilar: esta incisión queda disimulada en el pliegue de la axila, en algunas pacientes es apenas visible, aunque en otras con mayor densidad glandular o tendencia a cicatriz hipertrófica pueden ofrecer cicatrices visibles, que en traje de baño no pueden ocultarse. Otro inconveniente: en pacientes con tórax largo, o muy musculadas puede suponer una dificultad técnica en la intervención porque el control del sangrado es menos accesible para el cirujano.

Cada paciente es única, y cada intervención también lo es, para decidir cual es la incisión mejor en su caso la paciente y el cirujano forman equipo, aconsejar y dejarse aconsejar es la mejor opción.

 

Categorías
Uncategorized

Cirugía Estética y el «efecto positivo potenciador»

Cirugía Estética y el "efecto positivo potenciador"

La Cirugía Estética tiene como objetivo mejorar el aspecto estético mediante una operación que se dirige a modificar la forma, posición, perfil,…, de un tejido vivo en una zona anatómica determinada.

Partiendo de esta premisa, cabe esperar que tras una intervención de cirugía estética el resultado quede limitado a mejorar la apariencia de la zona tratada, únicamente (que no es poco).

En nuestra experiencia, tras muchos pacientes operados, se observa que la mejoría muchas veces se muestra en muchos aspecto, no sólo, en el resultado concreto previsto y descrito antes de plantear la intervención.

Observamos que cuando una paciente, por ejemplo, se aumenta el volumen del pecho, se van produciendo cambios como la forma de vestir, se siente más segura de su imagen corporal, está más contenta con su escote,…, incluso hace actividades que antes de la intervención no se atrevía a hacer por inseguridad,…, nadar,…, ir a un gimnasio,…tomar el sol,….etc. Su autoestima mejora, y su vida en general también.

En este sentido la intervención que más efectos positivos potenciadores provoca, tal vez sea la abdominoplastia y la liposucción. Estas intervenciones mejoran el contorno corporal y reducen la grasa acumulada en zonas como: abdomen y/o flancos.

La Cirugía Estética tiene como objetivo mejorar el aspecto estético mediante una operación que se dirige a modificar la forma, posición, perfil,…, de un tejido vivo en una zona anatómica determinada.

Partiendo de esta premisa, cabe esperar que tras una intervención de cirugía estética el resultado quede limitado a mejorar la apariencia de la zona tratada, únicamente (que no es poco).

En nuestra experiencia, tras muchos pacientes operados, se observa que la mejoría muchas veces se muestra en muchos aspecto, no sólo, en el resultado concreto previsto y descrito antes de plantear la intervención.

Observamos que cuando una paciente, por ejemplo, se aumenta el volumen del pecho, se van produciendo cambios como la forma de vestir, se siente más segura de su imagen corporal, está más contenta con su escote,…, incluso hace actividades que antes de la intervención no se atrevía a hacer por inseguridad,…, nadar,…, ir a un gimnasio,…tomar el sol,….etc. Su autoestima mejora, y su vida en general también.

En este sentido la intervención que más efectos positivos potenciadores provoca, tal vez sea la abdominoplastia y la liposucción. Estas intervenciones mejoran el contorno corporal y reducen la grasa acumulada en zonas como: abdomen y/o flancos.

Mencionar también como otras intervenciones de cirugía plástica y estética, consideradas menores como la otoplastia o la blefaroplastia, generan ese efecto positivo potenciador, que hace a los pacientes sentirse mejor.

Es entonces la cirugía plástica y estética una cirugía “de lujo”, calificada en algunos momentos como “frívola” o incluso  “innecesaria”,…, desde mi punto de vista en absoluto, es una  cirugía necesaria con sus debida indicaciones, y cuyos efectos van más allá de los meramente estéticos.

La Cirugía Plástica y Estética, tiene también la denominación de Cirugía Reparadora, cuyo objetivo es reconstruir, o reparar las estructuras anatómicas o tejidos dañados por una lesión traumática, congénita, u oncológica entre otras,…(quemaduras, malformaciones, reconstrucción tras cáncer,…etc.), esta parte de nuestra especialidad es la menos conocida, y forma parte de nuestro bagaje profesional.

En general, me agrada pensar que nuestra especialidad aporta bienestar y mejor calidad de vida a nuestros pacientes.

Categorías
Uncategorized

Cicatrices en cirugia mamaria

Cicatrices en cirugía mamaria

Cualquier cirujano plástico o estético tiene entre sus prioridades dejar la menor cicatriz posible, … o que dicha cicatriz quede disimulada, oculta o apenas perceptible. Este tema de la cicatriz es una cuestión importante que debemos explicar muy bien a los pacientes antes de realizar cualquier cirugía mamaria, porque existe cierta confusión o tendencia a creer que en cirugía plástica las cicatrices no se ven, o desaparecen.

En cirugía mamaria es especialmente importante planear las incisiones e informar de su localización. El epígrafe de “cirugía mamaria” es muy amplio y para resumirlo vamos a enumerar las cirugías mamarias más frecuentes y los tipos de cicatriz que suelen presentar en líneas generales.

  1. Aumento mamario, aumento de pecho, o mamoplastia de aumento, es la cirugía plástica y estética más solicitada, la más frecuente, y las cicatrices que ocasiona esta intervención suelen ser:

    • SUBMAMAMARIA, o INFRAMAMARIA, localizada en el surco submamario, es posiblemente más visible en las primeras fases postoperatorias, pero con el paso del tiempo mejora considerablemente,… ¿hasta cuando mejora?…., una cicatriz puede seguir mejorando hasta 2 años tras la intervención.

    • AREOLAR, HEMIAREOLAR, PERIAREOLAR, localizada en el margen de la areola, …, es una buena zona para esconder la cicatriz, especialmente en pacientes de piel más morena, pero puede ocasionar cambios de pigmentación o de sensibilidad. En algunas pacientes con piel laxa ó con intolerancia de sutura, puede producirse un “ensanchamiento” de la areola.

    • AXILAR, localizada en el pliegue axilar, esta cicatriz se mimetiza con un pliegue natural, aunque con determinada ropa o en algunas posiciones,…es visible.

  2. Reducción mamaria, o mamoplastia de reducción, es la cirugía mamaria que ocasiona mayor longitud de cicatriz, y aunque existen infinidad de técnicas quirúrgicas, podemos destacar entre las más frecuentes cicatrices:

    • PERIAREOLAR, ó CIRCUMAREOLAR,  o “en donut”, es una técnica que se indica cuando el volumen a reducir es mínimo, o en cirugía mamaria masculina para corregir la ginecomastia.  Esta cicatriz, al igual  que en el aumento mamario, puede “ensancharse” o hipertrofiarse, y necesitar algunas tratamientos postoperatorios.

    • CICATRIZ VERTICAL, o “en chupachups”, es una cicatriz utilizada para reducir volúmenes mamarios medios, se localiza alrededor de la areola y en línea vertical hasta el surco.

    • CICATRIZ EN “T INVERTIDA”, O EN “ANCLA”, está indicada en pacientes que tienen mamas muy voluminosas y caídas, permite reducir y elevar el pecho, se localiza alrededor de la areola, verticalmente hasta el surco y también en el propio surco submamario.  Esta cicatriz, es extensa, sin embargo con el paso del tiempo y los cuidados adecuados, evoluciona muy bien en la mayoría de las pacientes.

  3. Mastopexia o Elevación mamaria, con o sin aumento mamario:  esta intervención es técnicamente algo más compleja, sin embargo las cicatrices son menores que en la reducción mamaria:

    • CICATRIZ PERIAREOLAR o CIRCUMAREOLAR, 

    • CICATRIZ VERTICAL, o en “chupachups”, ambas ya comentadas anteriormente.

    • CICATRIZ EN “J” ó en “L”, este tipo de cicatrices son una modificación de la cicatriz vertical, con una pequeña prolongación en el surco submamario.

    • CICATRIZ EN “T INVERTIDA”, comentada en apartado anterior.

  4. Ginecomastia, es la intervención sobre el excesivo crecimiento de la mama en el varón, en general existen varias cicatrices a considerar, según la técnica empleada:

    • CICATRIZ HEMIAREOLAR INFERIOR o “en Omega”, esta cicatriz es apenas perceptible, aunque está indicada cuando el volumen a extirpar es muy pequeño y circunscrito al área submamilar, para volúmenes mayores, se recurre a la:

    • CICATRIZ CIRCUMAREOLAR, ya comentada anteriormente.

    • CICATRIZ HORIZONTAL, cuando existe un gran excedente de grasa y piel, y hay que remodelar toda la piel pectoral, es más visible pero permite crear un contorno homogéneo.

    • CICATRICES PUNTIFORMES, cuando se realiza liposucción, como única técnica o como complemento de las técnicas de extirpación, estas cicatrices son pequeñas, bien disimulables y se suelen localizar a cierta distancia del pecho para esconderlas mejor.

  5. Reconstrucción Mamaria: este apartado es tan amplio que requiere otro espacio específico para tratarlo. Como consideraciones generales:

    • Existen técnicas de extirpación más selectivas, como las tumorectomías, cuadrantectomías,… que no extirpan la mama por completo, y la cicatriz que ocasionan suele ser menor y bien aceptada por la paciente.

    • Las mastectomías pueden ser más o menos radicales, y conservar o no el complejo areola pezón, complementarse con linfadenectomía en algunos casos, …etc.   La cicatriz que se ocasiona es visible, e impactante para la mujer, aunque afortunadamente existen opciones de reconstrucción desde las más simples (implantes) a las más complejas (reconstrucción microquirúrgica),.. dependiendo de muchos factores, como la necesidad de tratamiento radioterápico, entre otros. Este tipo de tratamientos exige varios tiempos quirúrgicos, cuidados específicos, … e información muy exhaustiva a cada paciente de la fase o fases por las que debe pasar.