Categorías
Uncategorized

Reducción de pecho

Reducción de Pecho

¿Cómo se realiza la intervención para reducir el pecho?

La reducción mamaria es una de las operaciones de cirugía plástica que más ha crecido en número de pacientes operadas, aunque sigue siendo más frecuente la operación de aumento de pecho con implante de prótesis.

Se trata de un tratamiento menos conocido para el público en general, quizá porque se expone menos en publicidad y redes sociales o no se comenta tanto como la mamoplastia de aumento, sin embargo las mejoras que aportan a la calidad de vida de las pacientes son muy valoradas.

La mujer que consulta sobre reducción mamaria suele tener muy claro el objetivo: conseguir un pecho más pequeño, lo que más le preocupa es el peso excesivo de su pecho y cómo le condiciona su vida, actividades deportivas, forma de vestir entre otros aspectos.

Existen diversas técnicas quirúrgicas para reducir el pecho, el cirujano plástico indica a cada paciente la más adecuada para su caso y circunstancias personales propias de cada mujer.

¿Qué parte del pecho se reduce?

Las técnicas de reducción mamaria abordan todos los tejidos de la mama: la piel, la grasa y la glándula.  Esta cirugía “talla” el pecho, conservando el núcleo central de la glándula, se reduce el tejido graso que “cuelga” en la parte inferior de pecho, y se adapta la piel al nuevo contorno creado.

Cada paciente tiene una proporción de grasa y de glándula en su pecho, que es diferente en las distintas etapas vitales, las mujeres jóvenes tienen mayor proporción de glándula mamaria, con el paso del tiempo se produce una involución y la cantidad de grasa predomina en el pecho senil. 

¿Cómo queda el pecho tras la reducción mamaria?

En toda reducción mamaria se realiza una elevación del pecho o mastopexia, además de reducirlo, porque el pecho grande suele ser un pecho “ptósico”, este término define la forma caída del pecho.  La ptosis mamaria no siempre se debe a un pecho grande, aunque las mamas hipertróficas o la gigantomastia tienden a pendular sobre el surco submamario.

Esta intervención permite elevar el pecho y reorientar la proyección de la areola y el pezón hacia el frente, en lugar de proyectar hacia abajo.  En paciente jóvenes las técnicas de reducción mamaria son más conservadoras de glándula, y dado que la glándula es más compacta y pesa más, pueden en ocasiones,  traccionar de la areola. 

Existen otras técnicas menos conservadoras de glándula que facilitan reposicionar  libremente el complejo areola-pezón, aunque limitan la opción de dar lactancia materna en el futuro.  

En la cirugía reductora del pecho también se puede corregir la forma y el tamaño de la areola y/o del pezón, normalmente las areolas suelen ser grandes y el cirujano adapta la forma al nuevo volumen mamario.

¿Se puede dar lactancia materna tras reducirse el pecho?

Pregunta habitual de las pacientes que van a someterse a esta cirugía.  La lactancia materna depende de la condición particular de la glándula de cada mujer (operada o no operada), es sabido que algunas mujeres con mamas grandes no consiguen dar lactancia, a pesar del volumen, y sin embargo otras madres con pecho mínimos pueden lactar generosamente.   

Tras una cirugía mamaria reductora conservadora del núcleo central de la glándula y conservación de la continuidad del complejo areola pezón, es posible dar lactancia materna con normalidad, siempre teniendo en cuenta la premisa expuesta anteriormente.

¿Cómo son las cicatrices en la reducción de pecho?

Las diferentes técnicas de reducción mamaria tienen en común que generalmente en  todas ellas queda cicatriz alrededor de la areola, además de otras localizaciones.  

Las formas más habituales de cicatriz son:

  • Alrededor de la areola, cicatriz periareolar: en la reducción periareolar, en esta técnica se reduce la piel  y los tejidos que rodean la areola.  Está indicada para pequeñas reducciones de pecho.

  • Cicatriz vertical o en “piruleta”, esta técnica deja una cicatriz alrededor de la areola y otra vertical desde la areola hasta el surco submamario.

  • Cicatriz en “T invertida” o en “ancla”, se localiza alrededor de la areola, en el surco submamario y verticalmente desde la areola al surco.  Este tipo de cicatriz está indicada en reducciones mayores.

¿Cuánto tiempo de recuperación es recomendable tras la reducción del pecho?

La reducción mamaria es una cirugía con un postoperatorio cómodo.  Es una recuperación no dolorosa, porque los tejidos tratados están por encima del músculo pectoral, no hay disecciones profundas, y las heridas quirúrgicas suelen molestar, pero no doler en la mayoría de los casos.

Tras la intervención de reducción de pecho, la paciente tiene que usar un sujetador sin aros ni encaje, durante 1 mes, y pasado este tiempo se recomienda usar sujetadores normales habitualmente y con mayor sujeción para el ejercicio físico.

En cuanto a los plazos de recuperación, las pacientes pueden incorporarse a un trabajo de oficina en unos pocos días, conducir en unos 7 días, y vida normal en 3 semanas.

La reducción del pecho es una cirugía muy agradecida, de fácil recuperación y que aporta calidad de vida a la mujer con pechos muy voluminosos, si estás pensando en ello, infórmate, porque verás que es mucho más sencillo de lo que te imaginas y podrás moverte con agilidad, usar la ropa que te gusta, verte más delgada, practicar deporte libremente, podemos ayudarte en la clínica Dra. Elvira Elena Sorando, cirugía plástica en Salamanca, ven a vernos.

Categorías
Uncategorized

Reducción Mamaria, ¿qué debes tener en cuenta antes y después de reducir tu pecho?

Reducción Mamaria, ¿qué debes tener en cuenta antes y después de reducir tu pecho?

La Mamoplastia de Reducción, o Reducción Mamaria, es la operación que permite adecuar el volumen del pecho a la proporción anatómica de la paciente, disminuyendo el exceso de la masa mamaria, consigue por tanto, reducir el tamaño del pecho, además de reubicarlo en una posición correcta.

Quisiera destacar unas consideraciones importantes que cualquier paciente debe tener en cuenta antes y después de someterse a esta operación:

  1. La edad no es un factor determinante.  Es un factor más, como lo son los antecedentes médicos. Operamos pacientes con edad madura, que por circunstancias personales no han podido operarse antes,… y que el exceso de peso mamario les agrava otras dolencias osteoarticulares,… por ejemplo. En el otro extremo, también hay pacientes muy jovencitas con casos extremos de hipertrofia mamaria,.. que sufren física y psicológicamente hasta dificultar sus actividades habituales,.. en estos casos, si la paciente es menor, se requiere una valoración de madurez psicológica con consentimiento informado además por un tutor.

  2. La cicatriz. Reducir quirúrgicamente el pecho implica cicatriz,…no puede hacerse sin cicatriz.  Muchas pacientes creen que la mamoplastia de reducción apenas deja señal, como ocurre con el aumento mamario,… son procedimientos muy distintos,… y la reducción normalmente deja mayor cicatriz,… si bien es cierto que las tratamos y que mejoran mucho con el tiempo,… pero no existe cicatriz “cero”.

  3. Los cambios de peso.  Es otro punto que siempre debemos cuidar.  Si una paciente necesita perder peso,… debe planificar su operación, consiguiendo bajar peso ANTES de la intervención,…. Y después de operarse, en el periodo inmediato, mantener una estabilidad del mismo.  Las cicatrices pueden ensancharse, modificarse con los cambios de peso. 

  4. El tipo de piel. La piel de cada paciente es un factor decisivo en el resultado de una cirugía reductora mamaria, la existencia de estrías, flaccidez, pérdida de elasticidad,…etc., influyen en la longevidad del resultado. Una piel joven, tersa, sin estrías, firme,… va a determinar que el resultado sea muy bueno y duradero, … si la piel es elastósica,… fláccida,..el resultado será bueno,.. pero menos duradero.

  5. El Dolor. Esta intervención, no es una intervención dolorosa.  Duele menos que el aumento mamario, de hecho es menos invasiva, no se actúa debajo del músculo pectoral, no existe tracción muscular,.. y a pesar de que externamente parece más agresiva que la mamoplastia de aumento, no es así. La recuperación es generalmente excelente.

Existen además otros factores que ayudan a mejorar el resultado: no fumar, comer de forma saludable, utilizar un buen sujetador siempre, mantener la piel bien hidratada, no exponer las cicatrices directamente al sol sin protección,… con todo esto, en mi experiencia puedo afirmar que es una de la intervenciones que más satisface a las pacientes,… y una frase que suelen decir “si yo lo llego a saber…., me hubiera operado antes”, así que si estás pensando en ello, consulta directamente con nosotros para estudiar tu caso. 

Categorías
Uncategorized

¿Se puede elevar el pecho con cirugía estética? ¿Cuanto cuesta una mastopexia?

¿Se puede elevar el pecho con cirugía estética?
¿Cuanto cuesta una mastopexia?

Elevación Mamaria. Mastopexia

Múltiples factores tales como los cambios de peso, embarazo, lactancia, o simplemente el paso del tiempo pueden producir cambios en la forma del pecho de la mujer.  Una mujer con un pecho normal puede notar cómo cambia la proyección y consistencia de sus mamas. La mastopexia o elevación mamaria es el resultado de una intervención que eleva las mamas, recoloca los tejidos laxos o fláccidos en su posición anatómica proporcionando un contorno y proyección más armónicos, de esta forma se recupera el aspecto un pecho joven.

En ocasiones, cuando existe involución de la glándula mamaria, es necesario aportar el volumen perdido colocando además una prótesis.

¿Qué pacientes pueden mejorar con una mastopexia?

Las pacientes jóvenes con un pecho de volumen normal pero de perfil poco estético, generalmente se trata de mamas con forma “tuberosa”, base estrecha y areola desproporcionada, suelen presentarse desde la adolescencia.

Pueden mejorar con la mastopexia también, mujeres que a partir de 30 – 40 años has observado un cambio gradual de su pecho, con ptosis (caída) y aspecto de “vacio” por situaciones diversas como cambios de peso, embarazos, o involución de las mamas.

¿Cuánto dura la intervención?

La intervención de mastopexia dura aproximadamente 2 horas.

¿Cómo se realiza la Mastopexia?

Esta intervención requiere una incisión alrededor de la areola que permitirá reubicarla en la posición correcta, en algunos casos se precisa ajustar el exceso de piel a la nueva forma de la mama prolongando la incisión hacia el surco con mini cicatriz horizontal que queda disimulada en el surco submamario.

En algunos casos, siguiendo las preferencias de la paciente, puede colocarse un implante mamario que realce la mama modelada para conseguir un busto más estético.

Las cicatrices se quedan disimuladas en la zona periareolar y verticalmente desde la areola al surco submamario. Utilizamos habitualmente suturas intradérmicas y reabsorbibles, lo que significa que son internas y se reabsorben.

La intervención se realiza bajo sedación profunda, generalmente con mascarilla larínges, esta técnica no requiere intubación y la paciente se recupera mucho mejor que tras una anestesia general con tubo endotraqueal.

¿Cómo es el postoperatorio?

Tras la intervención deberá llevar un vendaje la primera semana, que será sustituido a los siete días por un sujetador especial durante tres semanas más. Se debe guardar un reposo relativo de los brazos, evitando esfuerzos los primeros días.

¿Cuánto cuesta una mastopexia?

El precio depende de si se realiza al mismo tiempo un aumento mamario con prótesis o si se realiza una mastopexia simple, los precios pueden oscilar entre 5000 y 6900 € (todo incluído). Primera consulta gratuita.